Coal Black and de sebben dwarfs, la perla negra de Warner Bros. (¿nueva categoría de curiosidades y críticas?)

Existe un pequeño grupo de cortos de la factoría Warner Bros. que se llama The Censored Eleven (“Los Once Censurados”), que se encuentran en esa situación por su contenido racista. De todos ellos, uno de los que más se ha reivindicado su valor artístico a pesar de los prejuicios que muestra es Coal Black and de sebben dwarfs, dirigido por Bob Clampett en 1943.

La idea para este corto surgió cuando el director fue a ver un espectáculo del músico Duke Ellington en 1941. Al finalizar éste, se acercó al backstage para conversar con los músicos y éstos le preguntaron al saber que hacía cortos animados por qué no había caricaturas con personajes negros. Desde el principio se hizo intención de hacer una parodia (algo muy común en la factoría, como demuestra el corto en el que el pato Lucas parodia a Dick Tracy), se eligió el famosísimo filme de Disney Blancanieves y los siete enanitos, estrenado en el 37. De hecho, Coal Black significa en inglés “Carbón Negro”.

No solamente se buscaba hacer algo “negro”, sino también un homenaje al jazz, que estaba muy de moda en Estados Unidos en aquella época. Los animadores visitaron los clubs de jazz para inspirarse, los compositores y músicos recibieron clases de los artistas afro-americanos (unos pocos pudieron contribuir a la banda sonora; parece ser que el productor, Leon Schlesinger, quería ahorrar costes utilizando la banda que ya trabajaba para el estudio, aunque de esta forma le costó más caro). El mismísimo Louis Armstrong estuvo a punto de doblar al Príncipe, pero su agenda se lo impidió y recomendó en su lugar a Lou “Zoot” Watson. Las voces de So White y la Reina (si traducimos literalmente “Queenie”, más bien habría que llamarla “La Reinona” o algo por el estilo) corrieron a cargo de la hermana y la madre de la cantante y actriz Dorothy Dandridge, llamadas Vivian y Ruby.

Hay notables diferencias en el argumento en cuanto a la versión de Disney, como corresponde al estilo de la loca factoría: la Reina vive en un castillo rodeada de lujos de aquella época, como neumáticos, azúcar, oro, etc., el Príncipe aparece en una limusina, vestido como un chulo (lo que allí se conoce como “pimp”); los encargados de matar a So White son unos asesinos a sueldo que la dejan en paz cuando ella los llena a besos (vamos a ser cándidos, porque realmente no se ve lo que ocurre dentro del coche); la chiquilla es protegida por unos enanitos que están alistados en el Ejército y tumban a la Reina con un misil, y es gracias a su beso especial de la Armada que despiertan a So White…

El militarismo está muy presente en este corto, tanto en el beso que despierta a So White, como en la caracterización de los enanitos, pasando por detalles sutiles como que los asesinos a sueldo matan a japoneses gratis. No es de extrañar que uno se encuentre estas cosas en los cortos de esta época: Bugs Bunny ya le hizo la vida imposible a militares japoneses y el Pato Lucas golpeó con un mazo a Hitler. Incluso Disney le dedicó unos cuantos cortos a la lucha contra el fascismo, como muestra el famoso Der Fürher’s Face.

Red, el objeto de los piropos salvajes del Lobo de Tex Avery. Aquí, en el corto The Shooting of Dan McGoo (1945)

Se ha criticado la sexualización de la protagonista, quizás sin tener en cuenta otros personajes femeninos blancos de este tiempo como Red, de los cortos de Tex Avery, o Betty Boop, que también eran sexualizados en extremo y tratados únicamente como objetos de deseo. He ahí el trasfondo del personaje de Jessica Rabbit en ¿Quién engañó a Roger Rabbit?.

 

Además, se decía que se presentaba a los personajes, al ser negros, como grotescos, de nuevo ignorando que la caricatura estaba muy presente en Warner y en especial en Clampett. Personajes muy bajitos, con enormes ojos, narices gigantescas, mentones imposibles…Lo cual no quita que se siguiera utilizando una forma muy común de representar a las personas de color, con los labios muy grandes y ciertos rasgos afeados o animales.

Un ejemplo de la exageración caricaturesca de los cortos de la Warner Bros.: Cary Grant y Greta Garbo en el corto de Tex Avery Hollywood Steps Out (1941)

Ejemplo de representación de la raza negra en el corto Clean Pastures (1937), por Friz Freleng. Este corto también forma parte de los Once Censurados.

Este corto, aunque fue alabado en un principio, con los años, según fue cambiando la aceptación de ciertos chistes, se convirtió en objeto de controversia por su representación de la raza negra y fue censurado y condenado al olvido al no ser incluido en las recopilaciones en DVD. Sin embargo, hay algunos puntos que defienden que la película puede pecar de estereotipada, pero no racista. El primero es que los personajes en este corto demuestran inteligencia, no han sido diseñados para ser el objeto de las burlas ni del rechazo del espectador. Incluso se muestra imágenes poco usuales: la de enanos negros defendiendo la patria cuando ésta más los necesitaba; o la Reina y el Príncipe demostrando su poderío económico. Además, se ha comprobado con la censura de la película Canción del Sur de Disney y la práctica desaparición del ratoncito mexicano Speedy Gonzales de la parrilla televisiva que se ha considerado ofensivos personajes que realmente eran muy queridos para aquellos colectivos a los que supuestamente herían.

 

Aquí dejo el enlace al corto, que, por supuesto, no fue traducido. Así podrán juzgar ustedes mismos.

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s