Los “malos” personajes

Aunque se diga que hemos evolucionado, que las personas hoy en día están más concienciadas que nunca respecto a los problemas sociales, hay veces en que parece que, más que ir hacia adelante, estamos dando marcha atrás a los tiempos de la campana y la tijera. Se dice que es para proteger la sensibilidad de ciertos colectivos que ya han sufrido bastante, pero cabe preguntarse si éstos tienen los nervios de papel de fumar, porque hay ocasiones en que se les protege más que a un cachorrito recién nacido. Lo cual es gracioso, porque los hay que luego se burlan de la fragilidad del ego del varón blanco heterosexual cisgénero y se atribuyen a ellos mismos cualidades quasi divinas. Ya hemos visto con el caso de Speedy González que muchas veces quienes se ofenden ni siquiera se toman la molestia de preguntar antes a aquellos cuyos intereses supuestamente protegen.

¿A qué viene esto? No es por meterme con nadie. Simplemente me he acordado de un par de cosas que he oído en los últimos años.

Hace un tiempo trabajé de administrativa en un ayuntamiento, junto al área de Educación. Solían llevar a las compañeras informes sobre las salidas que hacían los niños en los colegios. Pues bien, una de las empleadas, una jovencita, vino con un informe muy negativo sobre una obra teatral. Según ella, era extremadamente machista, la mujer era tratada como mala o como trofeo, no tenía cualidades que la hicieran equiparable a los hombres que aparecían ni por asomo, sino que, por el contrario, aparecía como una tonta a la que se podía manipular a través del amor…Es decir, que no podía enseñar nada bueno a los niños. Venía completamente indignada. La que se indignó de verdad fui yo cuando dijo de qué obra se trataba: La Flauta Mágica de Mozart.

Llevo un tiempo oyendo a la gente echar pestes sobre auténticas maravillas solo porque no concuerdan con la idea de igualdad que tenemos hoy en día. En lugar de tener presente el contexto histórico, social y cultural en el que fueron escritos, que explican la forma de pensar de los personajes, pretenden que lo que vale hoy sea aplicable hace cuatro o cinco siglos. Parece que importa un bledo o dos la trama, los sentimientos que pueda provocar, los diálogos exquisitos. Como aparezca una mujer florero, se mencione la esclavitud como algo completamente normal o se haga burla de otras razas, empiezan las protestas. Muchas veces se menta a los niños (“¿es que nadie va a pensar en los niños?”), sin tener en cuenta que muchas veces ellos pasan por alto los supuestos “ismos”. A mí, sin ir más lejos, nunca se me ocurrió pensar después de ver películas Disney hasta el punto de saberme de memoria los encuadres que yo tenía que ser una princesa, perfecta y complaciente; debí de ser una niña la mar de rara, porque me animaron a tratar bien a los desconocidos, a perseguir mis sueños y acumular aventuras. (Por cierto, aprovecho la ocasión para gritar por un megáfono que CENICIENTA NUNCA QUISO CAZAR A NINGÚN PRÍNCIPE. ELLA SOLO QUERÍA DIVERTIRSE POR UNA NOCHE.)

Y hay veces en que ni siquiera se juzga la obra, sino al autor. En su decálogo de ideas para una escuela feminista, las autoras (una de ellas, profesora de Educación de la Universidad Complutense, la otra, artista) proponían deshacerse de autores como Arturo Pérez-Reverte o Javier Marías por su actitud crítica frente al feminismo actual, censurar la obra Veinte poemas de amor y una canción desesperada de Pablo Neruda, y mostrar a los escolares la “faceta misógina” de los filósofos occidentales. Eso sí, habría que llamar más la atención hacia aquellos que apoyaron los movimientos igualitarios y, cómo no, mujeres autoras. Siento ser soez, pero cada vez que lo leo se me viene esa frase que acuñó mi hermana: «¡tócate el **** con las dos manos bailando una sardana!».

Hoy en día se tiene poca piedad no ya con el personaje machista, racista, homófobo o etcétera, sino también por los que tienen actitudes poco pías con su prójimo. Los defectos no se perdonan. Lo cual me lleva al segundo recuerdo: una entrada en Tumblr que decía «dejad que los personajes sean problemáticos, pues es lo que hace avanzar la historia».

Ahí estamos. El choque hace el conflicto, y el conflicto es la base de la literatura. Gracias a la rigidez con la que se juzga el adulterio femenino tenemos Anna Kárenina. Si no hubiera prejuicios hacia la población negra Matar a un ruiseñor no tendría sentido. Es por la lujuria hacia los menores de edad que tenemos Lolita. Las grandes obras están inspiradas en esa verdad tan incómoda de que el ser humano no es tan bueno por naturaleza. Absolutamente todo el mundo tiene sus defectos y hace cosas malas. Quien diga que no, o miente o debería estar expuesto en un museo. Los únicos libros en los que todo el mundo es perfecto, bueno y nadie hiere los sentimientos de nadie son los infantiles, para niños de menos de cinco años.

Os diré una cosa: en la edición de coleccionista de los Looney Tunes que tengo aparece un mensaje antes de llegar al menú que resume lo que quiero decir perfectamente. Advierte de que algunos de los cortos que aparecen en el DVD muestran estereotipos hacia ciertas etnias. Ideas que eran generalmente aceptadas entonces, pero que no tenían fundamento entonces ni lo tienen ahora. A pesar de todo, los han incluido porque no hacerlo sería comportarse como si dichos estereotipos nunca hubieran existido.

Eso es lo que quiero decir. Hay veces en que negar el pasado no es lo mejor, sino tenerlo bien presente y alegrarnos de que hayan cambiado las cosas. En lugar de echar mano a las tijeras y cortar aquellos pasajes políticamente incorrectos, sería mucho mejor ver las obras en su justo contexto, explicar que aquella visión de la vida era lo normal entonces y apreciar lo que la obra tiene que contarnos.

Que ahora todas las chicas tengan que ser guerreras comienza a ser un estereotipo rancio.

 

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s