Reseña: Faraón, rey de Egipto

Aunque mi hermana pertenece a esta generación apática por el arte, hay algo que sí que la apasiona: todo lo relacionado con el antiguo Egipto. El tema, por suerte, atrae a muchísima gente, así que siempre hay una exposición relacionada en alguna parte de la capital. La que se está llevando a cabo actualmente se llama Faraón, rey de Egipto, en el centro CaixaForum.

Esta exposición nos adentra en la figura de la máxima autoridad de la civilización egipcia, que solía justificar su posición atribuyéndose un origen divino (Horus encarnado), mostrando de diferentes formas que tenía el favor de los dioses, y a su muerte pasaban a asimilarse al dios Osiris y se les veneraba. Asimismo, los faraones afianzaban su poder, como cualquier otro monarca del globo, mediante victorias militares o políticas matrimoniales con miembros de la realeza extranjera. En la exposición también se nos menciona a dinastías provenientes de otras culturas, como romanos, macedonios o griegos. También es un buen detalle que hayan mencionado a aquellos faraones cuyos descendientes trataron de borrar de la Historia al haber estado al frente de periodos de inestabilidad o protagonizado controversias, arruinando la imagen de perfección a la que aspiraba Egipto, que ocultaba sus derrotas y problemas debajo de la alfombra.

IMG-20190105-WA0000.jpg

Fragmento de sarcófago, una de las piezas que podemos encontrar en la exposición

También hay un hueco para aquellos que ayudaban a afianzar el poder real y se encargaban de la administración del reino: los funcionarios, los generales y los sacerdotes, cuyo poder a veces les convertía en objeto de culto y les ha permitido pasar a la posteridad.

Se nos presenta cada uno de estos aspectos con piezas prestadas del Museo Británico, su joya de la corona, que nos permiten analizar los símbolos que muestran el estatus del representado, los ritos, los dioses a los que hace ofrendas o cuyo favor disfruta. Hay facsímiles de pergaminos, un fragmento de uno auténtico, amuletos, ushebtis (figuritas que acompañaban al difunto en el Más Allá y que trabajaban por él), estatuillas de dioses y faraones, fragmentos de elementos decorativos de templos y palacios, e incluso un fragmento de un sarcófago que hay que ver para darse cuenta de las dimensiones que podían tener. La suave música de viento y las luces tenues hacen que la experiencia de pasear frente a las vitrinas resulte una experiencia casi mística.

Para el público familiar existen visitas familiares (a partir de cinco miembros), así como visitas guiadas, que incluyen en lenguaje de signos, posibilidad de adquirir una audioguía

Las salas del CaixaForum no son muy grandes, así que puede ser una buena parada el mismo día en que vamos a Madrid para disfrutar de los otros museos que se encuentran en el Paseo del Prado.

 

 

Hasta el 20 de enero.

Horarios: De 10 a 20 horas de lunes a domingo

Tarifas: 5€ (general, incluye para visitar las demás exposiciones del centro). Entrada gratuita para usuarios del Carné Joven y clientes de La Caixa.

En el Centro CaixaForum de Madrid: https://caixaforum.es/es/madrid/home

 

 

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s