Reseña: El médico, el musical

Uno de mis regalos de Reyes este año ha sido ir a ver la adaptación musical del libro de Noah Gordon El médico. Quienes me llevaron han ido a verla ya tres veces y me aseguraron que me encantaría.

20190106_171239.jpg

Ciertamente, la primera impresión fue excelente. La ambientación que se dio a las ciudades de Inglaterra, las primeras canciones sobre sus duras condiciones de vida, el pillaje y las esperanzas asfixiadas por la realidad me cautivaron. Eso se debe a que para mí las voces, cuando se unen en coro, forman una armonía que a mí, personalmente, me puso la piel de gallina, y la intervención de Rob de niño (interpretado por Paula González, si no me equivoco) y el personaje que creo que es el más entrañable de la obra y el libro original: Barber (Joseán Moreno). También tengo que mencionar al protagonista. Cuando fui yo actuaba el cover del habitual, Carlos Solano, y su voz me dejó con la boca abierta. Lo digo sin exagerar: hubo un momento en que me quedé muerta de oírle rematar una canción.

Sin embargo, me esperaba en la segunda parte, la que ya transcurre en Ispahán, quizás un poco más. No en actores e historia, los cuales fueron estupendos, sino en ambientación. No he visto allí el cuidado que se puso en los fondos de las calles inglesas. Quizás me esperaba un palacio verdaderamente suntuoso, a la altura de un sha tan ostentoso. Además, me pareció que allí no había la coordinación en los bailes o la armonía de conjunto que encontré en la primera parte, un poco como si el elenco estuviera repartido aquí y allá con poco atino o cada uno fuera a su bola. Con todo esto, no quiero decir que la segunda parte haya estado mal ni mucho menos: aquí es donde la historia tiene toda su “chicha” y me gustó mucho la interpretación, la voz y, en definitiva, el personaje mismo de Avicena (Ricardo Truchado).

20190106_173151.jpg

Fotografía del telón

Lo mejor para mí fue el vestuario, como en todos los musicales. Adoré los trajes que lucieron el sha en todas sus escenas, Mary cuando va a su encuentro y el del visir Qandrasseh. Y los efectos especiales incorporados a la obra, como proyecciones, libros que se mueven solos, pequeñas explosiones, quedan perfectos.

Yo fui sin prejuicio alguno, al no haberme leído el libro y no conocer absolutamente nada de la historia. Pero cuenta con la bendición de su autor, Noah Gordon, que declara no haber creído nunca que su libro pudiera adaptarse a un musical, y todos cuantos han visto la película declaran que esta es muchísimo mejor adaptación. Así que animo a quienes les guste la obra que no se lo pierdan.

 

Hasta el 31 de marzo

Duración: Alrededor de dos horas y treinta y cinco minutos, con quince de descanso

En el Teatro Nuevo Apolo de Madrid: https://elmedicomusical.com/es/

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s