En caso de emergencia: Pequeñas directrices de primeros auxilios

Dicen que los primeros auxilios son una asignatura pendiente en nuestra sociedad, así que quería compartir unas directrices que aprendí en un cursillo sobre riesgos laborales de mi lugar de trabajo.

Reanimación cardiopulmonar:

Lo primero es preguntar a la persona si está bien golpeando la planta del pie con los nudillos para comprobar si reacciona. No sabemos si quien está tendido en el suelo está inconsciente, dormido o si ha bebido demasiado.

Si no lo hace, antes de intentar nada, hay que comprobar que el lugar sea seguro tanto para nosotros como para el accidentado, para tratar de apartarnos a ambos del peligro. Por ejemplo, en el caso de una colisión múltiple en la carretera lo mejor que podemos hacer para no arriesgar nuestra vida tratando de auxiliar a alguien es permanecer dentro del coche. Luego, imprescindible, avisar a emergencias. Si estamos acompañados, lo mejor será que digamos a alguien que lo haga mientras nosotros tratamos de realizar las maniobras, eso si no hay alguien más experimentado en el lugar. Importante: hay que señalar directamente a los que vayan a intervenir, porque está comprobado que la responsabilidad se diluye en la multitud…el típico “alguien lo hará”. En España el número que hay que marcar es el 112. Tendremos que identificarnos, señalar nuestra ubicación y decir los síntomas que muestre la persona.

Comprobamos desde el lado derecho de la persona si el tórax sube y baja, escuchar su respiración y comprobar el pulso. Si no respira y no hay pulso, hay que hacer 30 compresiones, apoyando el talón de la mano, entrelazando los dedos y manteniendo tanto la espalda como los brazos rectos (nuestra profesora nos lo enseñó al ritmo de Bob-Es-pon-ja), en series de 5 veces, hasta que reaccione o acudan los servicios de emergencias. Eso que se ve en las películas de incluir respiración boca a boca sólo debería hacerlo un experto.

El caso de los niños es más delicado, al poder hacerles daño usar demasiada fuerza. Se puede usar una sola mano para hacer las compresiones para los mayores de un año y en el caso de los bebés, dos dedos sobre el esternón; la otra mano iría a sujetar la cabeza de modo que se permita la entrada de aire.

Atragantamiento:

Empezamos este año con la noticia de que un niño de tres años murió al atragantarse durante las Campanadas con una uva. Para estos casos hay que utilizar la maniobra de Heimlich.

La usaremos en el caso de que otros métodos no funcionen. Primero hay que asegurarse de que no podemos extraer el objeto con unas pinzas, palos o cualquier otro objeto. No hay que usar los dedos porque la persona podría cerrar las mandíbulas fuertemente y causarnos un buen problema. Luego, se animaría a la persona a expulsar el objeto ella misma. Colocándonos detrás, a un paso de distancia, sujetamos a la persona por el estómago y la animamos a que tosa con todas sus fuerzas, golpeando cinco veces con el talón de la mano en la espalda.

Si no hay reacción, se rodea a la persona con los brazos y con el puño cerrado y el pulgar metido hacia adentro (para evitar fracturas), se sitúa alrededor de la tercera costilla, nos agachamos un poco y empujamos para adentro y hacia arriba.

Si no funciona, habrá que hacer la RPC.

Como el caso de los niños pequeños y las mascotas es diferente, os dejo estos gráficos que he encontrado:

Resultado de imagen de atragantamiento mascotas

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s