Turismo en Puebla de Alcocer (Badajoz)

Inauguro esta sección hablando de un lugar muy ligado a servidora. Fue en este pueblecito de la provincia de Badajoz en que nació mi abuela materna y allí he pasado casi todos los veranos de mi infancia. Como hace unos pocos años se ha decidido a explotar su valor turístico, me parece que una forma de agradecerles tantos buenos recuerdos es haciendo una reseña sobre qué se puede encontrar allí.

Se trata de un pequeño pueblo de la comarca de La Siberia, en el noreste de la provincia de Badajoz, muy cercano a los municipios de Esparragosa de Lares (también un lugar querido para mí porque aquella fue la cuna de mi abuelo) y Talarrubias. La zona se encuentra muy cerca de embalses como el de La Serena, el Zujar y Orellana. Si se viaja en coche, se tiene la posibilidad, muy recomendable, de pasar el día visitándolos. Se encuentra construido sobre una fuerte pendiente que puede resultar cargante para algunos, pero para los más atléticos, teniendo en cuenta que posee rutas de senderismo, es todo un desafío.

DSC_0095.jpg
Vistas desde el aparcamiento del castillo, al embalse de La Serena

Su mayor atracción es sin duda el castillo, que puede que le suene a los amantes de Estopa porque fue el escenario del videoclip de Vino tinto. Fue construido entre los siglos XI y XII y desde allí la vista es espectacular. Sin embargo, debo decir que no se le ha dado el tratamiento que se mereciera. Estos últimos años no sólo se ha pasado a cobrar por la visita, sino que al cierre de esta entrada se encuentra cerrado y vallado por obras, con las que pretenden crear un escenario para actuaciones en su interior. No discutiré la conveniencia de estas medidas, pero sí sé que, tras cerrar el bar-restaurante y mirador, desde el cual se podía apreciar el paisaje de la comarca, se ha perdido un gran atractivo. Lo bueno es que aún se puede subir andando o con el coche, y si uno quiere una bonita foto o poner a prueba su físico puede subirse al puerto, a los restos de una campana, buscar la ermita entre las rocas, disfrutar del merendero o, como hacía mi abuelo el siglo pasado para cortejar a mi abuela, pasar a Esparragosa de Lares cruzando la sierra.

Hay otros restos arqueológicos, como los restos de la muralla, en el postigo, que necesitan un poco de exploración para encontrarlos, y puede sorprender que no estén muy bien señalizados ni conservados. Sin embargo, el convento de la Visitación, del siglo XVI, junto al restaurante de carretera La Huerta, aunque aún no es visitable, si está llevando a cabo ciertas obras de acondicionamiento. Mientras tanto, se puede admirar la cantidad de cigüeñas que ha anidado en sus restos, incluso en las grúas.

DSC_0082.jpg
Castillo de la Puebla, en lo alto. Debido a las obras, se puede apreciar que una grúa estropea la vista un poco

Es visitable la iglesia de Santiago Apóstol, en la plaza de España, junto al ayuntamiento, con frescos del siglo XIII, y muy cerca de allí se abrió alrededor de 2010 el Museo del Gigante Extremeño, dedicado al vecino más ilustre del pueblo, Agustín Luengo Capilla, de quien he hablado en otra entrada. Por un euro por persona un guía os contará todo lo referente a su historia y os mostrará objetos como los botines, el gorro o un calcetín de este gigante. El otro museo del pueblo es el Etnográfico, con objetos antiguos, ya sea de nuestros bisabuelos o de siglos atrás, también a un euro la entrada.

En cuestión de alojamiento existe la posibilidad de quedarse en el hotel-restaurante La Codorniz o en la Casa Rural La Casa de los Templarios. Se puede llegar al municipio en autobús, pero recomiendo llevar algún vehículo propio para moverse bien por los alrededores. En cuanto a aprovisionamiento, existen pequeña tiendas con lo esencial, incluyendo recuerdos y algunos quesos y carne de matanza típico de la región, pero poco más. Quienes viven allí o van normalmente a pasar los veranos suelen pasarse por Talarrubias, que sí tiene supermercados, para las compras importantes. Eso sí, está bien provisto de cafeterías y bares y en verano se puede disfrutar de corridas de toros y la piscina municipal.

DSC_0052.jpg
Calle del pueblo

Cabe también mencionar que, al ser una zona con numerosos embalses, es el lugar idóneo para los aficionados a la pesca. Las localidades de la zona, incluyendo los bares, ofrecen artículos para esta práctica y seguro que encontraréis grupos y concursos. También es un lugar excelente para los senderistas. Al ser empinado puede ser un poco arduo para los principiantes o que no estén muy en forma, pero las vistas son muy buenas y está en la pura naturaleza, sin ciudades grandes en muchos kilómetros a la redonda.

Las fiestas de verano son la segunda semana de agosto y si vais en Semana Santa, existe una tradicional procesión durante la madrugada del sábado al Domingo de Resurrección en que las tallas de Jesucristo y la Virgen se reúnen y se les lanzan flores de tomillo.

Si se produce alguna emergencia, cerca de Talarrubias hay un hospital, aunque si ocurre algo grave o complejo mandarán al de Don Benito, a un buen rato de allí.

Para los que busquen tranquilidad y buenos paisajes, aquí los van a encontrar.

 

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s