Beneficios del rol

Hay muchas aficiones que he ido dejando no porque me dejaran de interesar, sino porque se me iban de presupuesto, falta de tiempo u otros motivos. Creo que el que más me ha dolido dejar, tanto que no pude sino volver a él, ha sido el rol.

Para los profanos, el rol consiste en asumir la identidad de un personaje propio o que te gusta e interactuar con otros tal y como lo haría él. Aunque hay grupos especializados en una franquicia en concreto, suelen unirse universos distintos que dan lugar a interacciones y tramas realmente interesantes. Por ejemplo, ¿os imagináis qué ocurriría si Voldemort y Darth Vader unieran fuerzas? ¿O si todas las princesas Disney estuvieran en la misma habitación?

El rol se puede practicar de forma privada, a través de programas de mensajería instantánea como Skype, o uniéndose a grupos especializados en Internet. Existen foros dedicados en exclusiva al rol, algunos dedicados a personajes propios y otros alrededor de una cierta serie, película, etc.; aunque también plataformas como DeviantArt Tumblr tienen su comunidad rolera. En el caso de todos éstos, existen unas ciertas reglas que aseguran un buen funcionamiento y la convivencia, aunque eso ya depende de si uno se une a un grupo o si prefiere ser independiente (en este caso, las reglas las pone el administrador y quienes quieran interactuar con su personaje las tiene que acatar). Por experiencia propia, recomiendo o hacerlo por Skype o a través de Tumblr.

Esta entrada se llama “beneficios del rol”. Sí, yo creo que estas actividades que la gente suele considerar frikis pueden traer ventajas. Por ejemplo, en el caso del cosplay, muchos aprenden costura, posado y trucos fotográficos. En cuanto a los juegos de rol (no confundir con lo que estamos hablando, el roleplay) y muchos videojuegos, estrategia, igual que en el ajedrez. Basándome en mi propia experiencia, puedo decir que esto es lo bueno que trae un poco de rol:

  • Cuando se trabaja con un personaje propio, se ayuda a desarrollarlo, al enfrentarlo a situaciones y personajes distintas a las habituales. También para el autor puede estar bien tener puntos de vista diferentes.
  • Como muchas de las páginas de Internet dedicadas al roleplay están en inglés, se ayuda a mejorar la sintaxis y el vocabulario.
  • Si se emplea un personaje que nos gusta, que no hemos creado nosotros, nos ayuda a investigar a fondo sus actitudes, sus motivaciones y contexto, y se suele reparar en pequeños detalles de los que nunca antes nos habíamos percatado.
  • Para que todos nos entendamos y evitar un diálogo de ascensor, hay un esfuerzo por escribir mejor.
  • Se puede conocer a mucha gente a través del rol. Siempre hay un hueco para intimar con los compañeros.
  • A veces los encuentros son un tanto difíciles de echar a andar o haga falta darle un poco de chicha a la interacción, así que se entrena la imaginación.

Si alguien se anima, existen muchos tutoriales y lugares donde la gente os recibirá con los brazos abiertos, sin importar cuán popular sea tu personaje o lo novato que seas. Lo bonito del rol es que, aunque algunos se lo tomen demasiado en serio, es una buena oportunidad de pasárselo bien.

 

 

 

Anuncios

Aprendiendo historia a ritmo de rap: Epic Rap Battles of History

Puede que las cuentas más populares de Youtube tengan que ver con gente que muestra sus rutinas de belleza, cómo juegan a videojuegos o sus reacciones ante trailers de películas u otros vídeos, pero no olvidemos que es un recurso muy interesante. Muchos profesores de todo el mundo utilizan este medio para enseñar motivación, ciertas habilidades, dar charlas sobre ciertos temas, documentales…Los hay que usan el humor para divulgar, y un caso muy llamativo es el que hacen las Epic Rap Battles of History, Batallas de Rap Épicas de la Historia, desde 2010.

Leer más »

Turismo en París (Île-de-France, Francia)

Este año quise celebrar mi cumpleaños de una forma diferente, por eso decidí juntar los ahorros de mi hucha para caprichos y cumplir dos de las cosas que tengo en mi lista de “hacer antes de morir”: hacer un viaje sola y visitar París. Me atraía la ciudad por una de mis películas favoritas, Anastasia (de Don Bluth) y este año entre las cosas que hice fue certificar mi nivel de francés. Sentía que era el momento perfecto.

Leer más »

¿Cuán cómun es tu nombre en España?

Lo admito: me gustan los nombres raros. Y me gusta comprobar cuán raros son, o lo comunes que son algunos, como el mío o los de mi familia, tremendamente corrientes.

Gracias a la base de datos de nombres y apellidos del Instituto Nacional de Estadística podemos conocer a golpe de clic la cantidad de personas que tiene un nombre o un apellido y su distribución geográfica. En el caso de los nombres, te dice, si es unisex, la proporción según los sexos, la edad media de las personas que lo tienen y puedes ver un gráfico sobre cómo ha evolucionado la popularidad del nombre desde 1930; en los apellidos, cuántos lo tienen como primero, segundo o ambos.

Lo dejo porque, aunque sea por pasar el rato, es muy curioso de ver.

http://www.ine.es/widgets/nombApell/index.shtml

 

1a2a

 

Del diccionario al plato

La tecnología no sólo sirve para averiguar que el compañero de trabajo se ha comprado pantalones nuevos. También existen iniciativas que ayudan a combatir las desigualdades sociales.

Hay una página web, por ejemplo, llamada Free Rice, perteneciente al Programa Mundial de Alimentos de la ONU que consiste en un jueguecito de emparejar sinónimos. Cada acierto supone la donación de diez gramos de arroz a países con problemas de hambruna.

cats.jpg
Esta es la web en español. A la derecha podemos ver cuántos granos de arroz hemos donado con nuestros aciertos

El usuario puede crearse un perfil para compartir sus progresos, hacer grupos de discusión o elegir entre varios idiomas: español, inglés, francés, italiano y coreano.

Un repaso al vocabulario y, de paso, una buena acción.

http://es.freerice.com

 

Cuando es buena idea abandonar tu proyecto

Siempre quise escribir. Desde pequeña me apasionaba la lectura y como le pasa a muchos lectores terminé sintiendo el impulso de escribir yo también. Siempre estoy con la cabeza en las nubes, imaginándome en toda clase de aprietos, pensaba. Ideas no me faltaban. Tenía una idea en particular: llevaba años escribiendo las desventuras de un chico gafe en formato guión, se lo enseñaba a mis amigos, llegué a conocer a gente gracias a cuando colgaba sus historias y dibujos en DeviantArt. Conforme fui creciendo, ese formato se me quedó pequeño y me dije que mi prosa estaba preparada para convertir la historia en una novela. Después de diez años los personajes y las tramas estaban lo suficientemente maduros, me dije.

Pues va a ser que no. Empecé a escribir dos años atrás y me quedé en el medio de la historia. Siempre surgía algún problema: personajes que no aportaban mucho al desarrollo de la trama ni del protagonista pero que quería demasiado como para eliminarlo, escenas que me habría gustado saltarme pero debían ocurrir, situaciones que no sabía escribir…Estaba terriblemente frustrada. Las musas pasaban por delante de mi puerta sin llamar. Sabía cómo terminar la historia, por qué debían pasar los personajes, pero me sentaba a escribir el medio y no me salía nada. Me paraba a leer lo que llevaba hecho y no me atraía ni a mí. Tuve momentos de inspiración, de escribir capítulos febrilmente, dejé de prestar atención a otros asuntos de mi vida para terminar, porque me había propuesto que del verano no pasaba. Y lo único que conseguí fue una frustración que hizo que volvieran las malditas taquicardias.

Como muchas veces hago cuando tengo un dilema (y sé que no soy la única), recurrí a San Google para que me guiara. No quería abandonar el proyecto, pero no sabía cómo continuarlo. Entonces me encontré una página en inglés de escritores para escritores. Una de las entradas incluía una frase que me marcó a la mañana siguiente al despertar.

«Llora la pérdida de tu argumento y sigue adelante».

Me recordó a mis taquicardias, el dolor, la tristeza. Lo odiamos, pero son las formas que tiene nuestro cuerpo de decirnos que hay algo que va mal. El bloqueo del escritor es igual. Creía que el problema era falta de disciplina, tal vez de habilidad. Pero comprendí que lo que realmente ocurría era que era una historia que no debía ser convertida en novela.

A partir de entonces, me di cuenta de las cosas que había escrito con las que realmente estaba satisfecha. Me encanta escribir para Rebelión Galáctica. En realidad, me gusta escribir relatos cortos. Siempre he sido muy de ir al grano. Si no hubiera sido por haber intentado escribir novela, no me habría dado cuenta de dónde está mi especialidad, cuáles son mis posibilidades, dónde está mi zona de confort. Ocurrió igual que con el fanfiction: son proyectos en los que he invertido mucho tiempo y energía, que me han ayudado a desarrollar mi escritura y tantear las ideas que funcionaban y que no, pero que no estaban destinadas a ser el centro de mi vida. Ni tan siquiera nada serio.

El fin de un proyecto, como dice la canción, como la muerte, no es el final. El esfuerzo invertido nunca es en vano. El fracaso es el mejor maestro del mundo. Siempre se puede rescatar de forma puntual una idea, un concepto, una frase, una escena. Yo estoy tranquila porque mi Carlitos no va a morir junto con la trama.

El método KonMari se puede aplicar incluso a la escritura: tomas todos esos apuntes, los aprietas contra tu pecho, les das las gracias por todo lo que has aprendido con ellos y lo mucho que has disfrutado escribiéndolos, y te deshaces de ellos.

La violencia no entiende de sexos

Hoy en día a los Martes y Trece (si se volvieran a juntar) se les caería el pelo si se les ocurriera hacer el sketch en que Millán decía eso de “Mi marido me pega” (recordemos, en favor del dúo, que en los años en que se grabó la violencia en la pareja era un asunto doméstico que quedaba entre la pareja, del que nadie hablaba y a quien nadie le importaba). Últimamente no hago más que ver manifestaciones y escuchar consignas acerca de la “lacra” de la violencia de género. Esto es bueno, porque la violencia es algo intolerable. Pero no puedo evitar pensar que se está haciendo algo muy mal: siempre que se habla de la violencia en la pareja, se habla de un hombre que maltrata a una mujer. Cada vez que ocurre un asesinato en que la víctima es una mujer y el marido o pareja o ex-pareja es un hombre, o incluso aunque no tuvieran vínculo sentimental alguno, es “violencia machista”. Y recordemos que en enero de 2018 el Gobierno de Rajoy trató de incluir en el servicio la asistencia a los hombres, que incluiría asesoramiento en cuanto a custodia y resolución pacífica de conflictos, pero debido a la oleada de críticas por parte de asociaciones, la oposición progresista y la ex-ministra de Igualdad, dio marcha atrás.

Leer más »