Reseña: El método Grönholm

La película El Método (2005, Marcelo Piñeyro) es una película que me han puesto en muchos cursos para hablar sobre los procesos selectivos que encontraremos a lo largo de nuestra vida. La parte negativa, es decir. Me gustó tanto que me faltó tiempo para comprar una entrada en cuanto supe que se estrenaba en Madrid una adaptación de la obra de teatro en que está basada. Luis Merlo, uno de mis actores patrios favoritos, era un aliciente. Y ha sido tan bueno como me esperaba.

IMG_20200110_194531_1.jpgAunque no puedo ocultar mi parcialidad hacia Merlo, no quiero desmerecer ni mucho menos a los otros actores. Tenemos a Marta Belenguer, Jorge Bosch y Vicente Romero como los otros tres personajes, a los que no puedo llamar principales porque realmente la obra solo los tiene a ellos cuatro. Todos han estado soberbios en su papel. Vicente Romero ha hecho tan bien del listillo con diarrea verbal que el público no ha dejado de reír con él. El número de Jorge Bosch tratando de defender por qué merece salvarse también ha sido demasiado. Marta Belenguer ha conseguido engañarme como a los personajes.

Como ya he mencionado, venía de ver la película, pero realmente la obra no tiene nada que ver: aquí los aspirantes se han reducido a cuatro, solamente se mantiene la prueba de encontrar al infiltrado de la empresa, mientras que la de defender a quién se echa y a quién se despediría o no si estuviera en sus manos están cambiadas, y mientras que la película termina donde solo queda un aspirante, la obra todavía tiene más que ofrecer, queda mucho más sadismo pendiente. Definitivamente, aunque la película era más bien de suspense con toquecillos de comedia, esta es una comedia definitivamente, pero es incluso más cruel que la película.

IMG_20200110_200452
Escenario minimalista de la obra

Menciona el autor, Jordi Galcerán, en el programa de la obra que en el tiempo que ha pasado desde que estrenó su obra en 2005 le han ido llegando historias sobre procesos de selección tremendamente chocantes, humillantes y crueles que han hecho que haya introducido modificaciones en esta nueva versión. No sé cómo sería el original, tengo pendiente averiguarlo, pero es de una rabiosa actualidad. Nos encontramos con pruebas humillantes, con los jefes inmiscuyéndose en la vida personal de los empleados, en la discriminación por causa de identidad de género, la importancia que se da a los resultados de la empresa por encima de la salud mental del trabajador y, sobre todo, que es el tema central de la obra, la falta de escrúpulos a la hora de conseguir los objetivos.

Es una comedia sobre máscaras y exámenes retorcidos que da mucho que pensar, pero sobre todo de reír. Aplaudo por ello al autor y a los actores por hacerme pasar un rato tan estupendo. Así las ideas tan poco agradables que hay bajo la superficie se tragan mucho más fácilmente.

Hasta el 28 de junio de 2020

Duración: 90 minutos sin pausas

En el Teatro Cofidís Alcázar de Madrid: https://gruposmedia.com/cartelera/el-metodo-gronholm/

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s