Acerca de Sony

Sonia (un lugar de Madrid de cuyo nombre no quiero acordarme, 1992) es una aspirante a bibliotecaria que, mientras consigue el puesto, prueba un poco de todo en esta vida...excepto las drogas; las drogas son malas. Le gusta observar aves, fotografiar hasta las piedras, la animación del estudio Warner y leer cualquier chorrada que caiga en sus manos. Elle n'a oublié le français du tout mais she deals better with English.

Enmarcaría este tuit. ¡Actitud!

https://twitter.com/EngageTheRebels/status/870312991035621377

Traducción: “Hay dos clases de gente en el mundo”

  1. “@Target, como alguien con TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo), agradecería que no vendierais mi enfermedad como un estilo”
  2. “Cállate, marica, estarás bien”
Anuncios

Bluestacks: millones de aplicaciones Android en tu PC

Ya he mencionado en alguna entrada que no me gustan los teléfonos táctiles, de estos con posibilidad de conectarse a Internet. Pero tengo que conceder que hay aplicaciones  para Android tremendamente útiles. Por suerte, existen emuladores que permiten disfrutarlas en el escritorio del ordenador. La que yo uso se llama Bluestacks.

La descarga es gratuita y, tras instalar el programa, se usa exactamente igual que Google Play. Posee pestañas con las que se puede navegar por las distintas aplicaciones al mismo tiempo.

Muy útil para los que quieren disponer de las aplicaciones sin necesidad de tener un smartphone, como es mi caso, o para disponer de muchas sin gastar un espacio de almacenamiento precioso.

El tarro motivador

Hojeando un número de Women’s Health, vi que recomendaban como truco para favorecer la motivación hacer una hucha. Por cada objetivo cumplido, se introduciría en dicha hucha cincuenta céntimos, un euro o una cantidad de acuerdo con la dificultad de lo conseguido, y el dinero se invertiría en caprichos.

Aproveché esta idea para reutilizar estos tarros de mermelada que guardo compulsivamente, pintando su tapa y añadiendo una pegatina de las que tengo para manualidades. Y, en fin, ya os diré si funciona el consejo.

_DSC0014.JPG

Es investigación, señor juez

“Agentes químicos bomba”

“Deshacerse de un cadáver”

“Guantes que ocultan huellas dactilares”

“Precios sicarios”

Estas son algunas búsquedas que he hecho para tener unos mínimos conocimientos a la hora de escribir sobre personas que hacen cosas ilegales y por las que rezo que nadie me mire el historial.

Detrás de las cámaras

Por qué una escena sin diálogos nos hace llorar, cómo se escriben los guiones, qué pasos hay que seguir para crear una película de animación, cómo se distingue un buen doblaje de uno malo…Descubrir la técnica del cine es un poco como desvelar el secreto de un mago, aunque no le quita su chispa en absoluto; a veces incluso le da más encanto, porque se revela lo que hay detrás, la obra de artesanía que es una película en todas sus fases. Por eso traigo dos canales de Youtube recomendados para aquellos que se detienen a analizar las películas. Uno es más técnico y el otro, humorístico.

El primero viene de la mano de auténticos profesionales en edición de cine, Taylor Ramos y Tony Zhou, quienes nos analizan grandes autores, actores y técnicas recurrentes. Su canal se llama Every Frame a Painting (“Cada fotograma, un cuadro”). Aunque, por desgracia, hace más de un año que no suben nuevo contenido, lo recomiendo hasta la saciedad por su presentación y rigurosidad.

Como soy admiradora del trabajo del animador Chuck Jones, dejaré como ejemplo su análisis de su estilo. Por fortuna, el canal ofrece subtítulos en español.

 

 

El segundo es de humor y bastante más subjetivo, pero no por ello merece caer en el saco de los criticones absurdos. Se trata de Nostalgia Critic (“El Crítico de la Nostalgia”), que echa un vistazo a esas películas con las que hemos crecido o que todo el mundo adora, pero que, vistas con ojo crítico, tampoco son tan buenas. Nostalgia Critic tiene críticas, pero también listas, editoriales en los que reflexiona sobre un tema en concreto y sus opiniones como Doug Walker, y no su alter ego.

El canal oficial no incluye subtítulos en español, así que hay que buscarlos por cuenta propia. Como muestra, incluyo su editorial sobre los finales y cómo estos pueden arruinar una buena película: