Milagro navideño (AHORA SÍ QUE SOY UNA RATA DE BIBLIOTECA)

Según dicen, esta es la época del año en que los siesos se vuelven caritativos, los seres queridos a los que no ves en todo el año vuelven a casa por Navidad con un turrón bajo el brazo y te toca la lotería y así puedes cumplir tu sueño de irte de viaje alrededor del mundo o, simplemente, llegar a fin de mes sin tener que recurrir a alimentarte de papeles de periódico.

A mí sí que me ha tocado la lotería una semana antes del sorteo: he comenzado a trabajar en una biblioteca. No como becaria. Temporalmente sí, pero con todas las de la ley.  Al fin puedo decir que soy bibliotecaria. 

A veces los milagros navideños ocurren.

Feliz Navidad a todos. Aunque no creáis en Cristo ni en el consumismo ni en pamplinas azucaradas.

SDF

Anuncios

Voy a morir sepultada uno de estos días

 

_DSC0013

La primera balda corresponde a folios que tienen un lado decente por el cual se pueden imprimir cosillas sin importancia. Los demás son pedazos de hojas, restos de cuadernos, etcétera que uso para bocetos, manuscritos y notas.

Para que veáis lo obsesiva que soy con eso de reutilizar las hojas: con esto que tengo aquí, hace años que no uso cuadernos.

 

 

Es investigación, señor juez

“Agentes químicos bomba”

“Deshacerse de un cadáver”

“Guantes que ocultan huellas dactilares”

“Precios sicarios”

Estas son algunas búsquedas que he hecho para tener unos mínimos conocimientos a la hora de escribir sobre personas que hacen cosas ilegales y por las que rezo que nadie me mire el historial.

Beneficios del rol

Hay muchas aficiones que he ido dejando no porque me dejaran de interesar, sino porque se me iban de presupuesto, falta de tiempo u otros motivos. Creo que el que más me ha dolido dejar ha sido el rol.

Para los profanos, el rol consiste en asumir la identidad de un personaje propio o que te gusta e interactuar con otros tal y como lo haría él. Aunque hay grupos especializados en una franquicia en concreto, suelen unirse universos distintos que dan lugar a interacciones y tramas realmente interesantes. Por ejemplo, ¿os imagináis qué ocurriría si Voldemort y Darth Vader unieran fuerzas? ¿O si todas las princesas Disney estuvieran en la misma habitación?

El rol se puede practicar de forma privada, a través de programas de mensajería instantánea como Skype, o uniéndose a grupos especializados en Internet. Existen foros dedicados en exclusiva al rol, algunos dedicados a personajes propios y otros alrededor de una cierta serie, película, etc.; aunque también plataformas como DeviantArt Tumblr tienen su comunidad rolera. En el caso de todos éstos, existen unas ciertas reglas que aseguran un buen funcionamiento y la convivencia, aunque eso ya depende de si uno se une a un grupo o si prefiere ser independiente (en este caso, las reglas las pone el administrador y quienes quieran interactuar con su personaje las tiene que acatar). Por experiencia propia, recomiendo o hacerlo por Skype o a través de Tumblr.

Esta entrada se llama “beneficios del rol”. Sí, yo creo que estas actividades que la gente suele considerar frikis pueden traer ventajas. Por ejemplo, en el caso del cosplay, muchos aprenden costura, posado y trucos fotográficos. En cuanto a los juegos de rol (no confundir con lo que estamos hablando, el roleplay) y muchos videojuegos, estrategia, igual que en el ajedrez. Basándome en mi propia experiencia, puedo decir que esto es lo bueno que trae un poco de rol:

  • Cuando se trabaja con un personaje propio, se ayuda a desarrollarlo, al enfrentarlo a situaciones y personajes distintas a las habituales. También para el autor puede estar bien tener puntos de vista diferentes.
  • Como muchas de las páginas de Internet dedicadas al roleplay están en inglés, se ayuda a mejorar la sintaxis y el vocabulario.
  • Si se emplea un personaje que nos gusta, que no hemos creado nosotros, nos ayuda a investigar a fondo sus actitudes, sus motivaciones y contexto, y se suele reparar en pequeños detalles de los que nunca antes nos habíamos percatado.
  • Para que todos nos entendamos y evitar un diálogo de ascensor, hay un esfuerzo por escribir mejor.
  • Se puede conocer a mucha gente a través del rol. Siempre hay un hueco para intimar con los compañeros.
  • A veces los encuentros son un tanto difíciles de echar a andar o haga falta darle un poco de chicha a la interacción, así que se entrena la imaginación.

Si alguien se anima, existen muchos tutoriales y lugares donde la gente os recibirá con los brazos abiertos, sin importar cuán popular sea tu personaje o lo novato que seas. Lo bonito del rol es que, aunque algunos se lo tomen demasiado en serio, es una buena oportunidad de pasárselo bien.

 

 

 

Salvavidas mental, alias “agenda”

Me vuelven locas las agendas desde que iba al instituto. Allí, tener una era vital para organizar los trabajos y los exámenes, por eso en algunos cursos nos las daba el mismo centro. Con el tiempo, conforme iba teniendo proyectos fuera del aula, fui añadiendo otra clase de tareas pendientes y en estos años he ido ampliando las categorías hasta cubrir asuntos que requieren un registro como la menstruación, las ideas que se me ocurren, búsqueda de empleo….Las opciones son tantas como nuestras necesidades.

Estas son algunas de las virtudes de las agendas:

  • Permiten deshacerse del barullo mental, de ordenar las ideas.
  • Como la memoria no siempre es fiable, ayudan a que no se olvide uno de nada.
  • Se visualizan los objetivos y ayuda a motivarse.
  • Sacan tu lado creativo (siempre que se tenga la voluntad de decorarlo).
  • Ayudan a la disciplina.
  • Ver lo que se ha conseguido quitar de en medio sienta muy bien.

Aunque he probado de todo tipo, mis favoritas son las tipo archivador, a las que se pueden añadir y quitar hojas; si son de tamaño estandarizado, mejor, porque he tenido problemas para encontrar recambios para hojas demasiado especiales (y hacerlas a mano es tarea de chinos; con perdón de los asiáticos). Por supuesto, para los que llevan el móvil a todas partes, existen aplicaciones con las mismas prestaciones y más. Mi problema con la tecnología es que un pequeño fallo te hace perder todo, así que por eso prefiero lo físico. Cuestión de gustos y necesidades.

_DSC0020