El día en que Charles Dickens inventó la Navidad

Como ha ocurrido muchas veces en la historia de la literatura, Dickens escribía para sobrevivir y tampoco le alcanzaba para vivir con mucha holgura. Cuando escribió Cuento de Navidad, su mujer estaba embarazada de su quinto hijo y el apoyo de sus editores pendía de un hilo. Concibió la novela recorriendo kilómetros y kilómetros de la ciudad de Londres hasta tarde. Finalmente, tras seis semanas, tuvo que costearse su publicación de su propio bolsillo debido a las dudas que tenían aquellos a quienes presentó el manuscrito. Durante muchos años, hasta su muerte, Dickens leyó la novela en público.

Esta novela resultó ser un éxito cuya fama ha perdurado hasta nuestros días. Aparte de

Resultado de imagen de scrooged

Una de las muchas adaptaciones de la novela: Los fantasmas atacan al jefe (Scrooged, 1988), en el que un desagradable ejecutivo de la televisión (Bill Murray), que está preparando un especial de Navidad basado precisamente en la novela de Dickens, recibe la visita de tres fantasmas

que es una obra que no ha dejado de imprimirse, cuenta con innumerables adaptaciones al cine y a la televisión. Y tiene otro mérito más: aunque parezca increíble, definió la Navidad tal y como la conocemos hoy en Occidente. El propio nombre de Dickens quedó ligado a la fiesta. De hecho, a su muerte en 1870, se dice que una niña preguntó: «¿Ha muerto el señor Dickens? Entonces ¿también ha muerto Papá Noel?».

Sigue leyendo

Anuncios

Adiós, señor Hooper: la lección más difícil de Barrio Sésamo

Jim Henson amaba la televisión, y desde que se graduó enfocó su carrera en uno de los campos más creativos que ésta podía ofrecer: la publicidad. De hecho, dos de sus marionetas más famosas, la rana Gustavo y Rowlf el perro, fueron concebidas para promocionar el café Wilkins y la comida para perros Purina Dog Chow. Cuando en 1969 tuvo la oportunidad de colaborar en la creación de un programa para niños en la televisión pública estadounidense, el archiconocido Barrio Sésamo, una de las bases de su éxito fue el uso de fórmulas publicitarias para ayudar al aprendizaje: repeticiones, brevedad de las secuencias, uso de melodías asociadas a conceptos…Otra fue la interacción entre marionetas y humanos, representando el mundo de los niños y el de los adultos, un entorno diverso y seguro, con el que se podían identificar niños y familiares mayores.

Resultado de imagen de goodbye mr hooper

El actor Will Lee acompañado por dos de los muñecos más famosos del programa: Epi y Blas

Barrio Sésamo tuvo bastantes problemas. Los profesores más conservadores pensaban que este programa les podría quitar el trabajo, al enseñar a los niños cómodamente en el salón de sus hogares. E incluso su diversidad en cuanto a la representación femenina y de otras etnias no era bienvenida en un país que precisamente en ese tiempo pasaba por brutales luchas raciales y feministas en las calles. También se criticó la conducta violenta de algunas marionetas (o el miedo que inspiraba el Conde).

Una de las cuestiones más duras a la que el equipo tuvo que enfrentarse tuvo lugar en 1982, derivada precisamente del uso de personajes de carne y hueso: el actor Will Lee, que daba vida al señor Hooper, el tendero del barrio, moría a los setenta y cuatro años. ¿Cómo darles la notica a los jóvenes espectadores?

Sigue leyendo

El gigante extremeño

Sabía que el pueblo en que nació mi abuela materna, Puebla de Alcocer, en la provincia de Badajoz, era célebre por haber sido mencionada en la dedicatoria que escribió Miguel de Cervantes en su obra universal Don Quijote de la Mancha, a su vizconde. Un pequeño honor, pero suficiente como para poner una placa en ese humilde pueblo. Sin embargo, lo que no sabía es que también pueden presumir de haber visto nacer una de las curiosidades científicas más importantes de nuestro país: se llamaba Agustín Luengo Capilla.

Sigue leyendo

El partido de los 90: Space Jam

Aunque los Looney Tunes se proyectaron en un principio en los cines y aparecieron como cameos en distintas películas, antes de 1997 no habían protagonizado ningún largometraje propio. En la década de los ochenta y principios de los noventa, con el resurgimiento que supusieron programas y películas como ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, estos personajes, que habían quedado relegados a reposiciones tras el cierre del departamento de animación de Warner Bros., volvieron al candelero. En consecuencia, la marca deportiva Nike los fichó para que protagonizaran anuncios con la estrella del baloncesto del momento: Michael Jordan. Esta publicidad fue tal éxito que se decidió convertirla en una película. Así nació Space Jam.

Sigue leyendo

Los Simpson y South Park: una historia de amistad en el callejón de atrás de América

Como hemos venido comentando en anteriores entradas de este blog, la animación no es necesariamente un producto infantil; de hecho, los niños no se convirtieron en los principales objetivos de la producción hasta la aparición de la televisión. Aún hoy en día se sigue utilizando la animación como un vehículo para contar historias maduras, con series animadas dirigidas al público adulto como Hamburguesas Bob, El rey de la colina o BoJack Horseman; e incluso aquellas cuyo público es en principio juvenil contiene elementos y observaciones maduros, como Gravity Falls, Hora de aventuras o Avatar. 

Dos de los programas de animación que han aprovechado mejor este filón para criticar la sociedad, en especial la estadounidense, son Los Simpson South Park. Y ambos tienen más en común de lo que se puede pensar.

Sigue leyendo

Clara, una p*ta de p*ta madre

Nota: esta entrada contiene alusiones a la pornografía y la prostitución. Menores y mojigatos absténganse.

El Jueves es una de esas revistas que se hojean furtivamente de niño hasta que se tiene edad para comprarlas personalmente, en vez de depender del tío, hermano o primo que las tenía. Entonces uno entiende de qué va la sección “seria”, esa que va de política y sociedad. Pero también es la época en que uno puede contemplar sin miedo a que te pillen y te golpeen con una chancla al grito de “guarro” las generosas curvas de Clara, de la serie Clara…de noche.

Se trata de uno de los personajes más longevos de la revista y posiblemente de los más queridos por el público. Nació en 1992 de la mano de los guionistas Carlos Trillo y Eduardo Maicas y el dibujante Jordi Bernet. Según contaba Trillo, la revista buscaba un nuevo personaje que incluir a su repertorio. Como no estaba muy seguro de qué hacer, pidió orientación al editor, y éste le dijo que lo que fuera, «pero que fuera de puta madre». Y el guionista se tomó la frase de forma literal.

Sigue leyendo

Walt Disney vs. P. L. Travers

Todo el mundo sabe que Disney tiene un filtro especial por el que las obras que adaptan se convierten en productos muy diferentes al original. Aunque El jorobado de Notre Dame se considera una de las cintas más plagadas de elementos macabros, ni por asomo se acerca a lo que nos muestra el libro de Victor Hugo; las relaciones de consanguinidad y las tramas que conforman la leyenda de Hércules según los mitos griegos van más en línea con una novela de George R. R. Martin que con la fábrica de los sueños, y no hablemos de todos esos personajes que originariamente no eran tan buenos y viceversa, o que encontraban un triste final en sus fuentes. Muchos de los autores de los originales no vivieron para ver la adaptación que Disney hizo de su obra y los que sí parecían estar de acuerdo con el tratamiento (todo sea por la pasta). Pero hubo una autora que se lo hizo pasar muy mal al tío Walt, y esa fue la autora de Mary Poppins.

Sigue leyendo

Speedy, el estereotipo que enamoró a México

Aunque a muchos hoy en día les pese, hubo un tiempo en que le comedia dedicaba buena parte de sus chistes a los estereotipos raciales. Los dibujos animados de la Warner Bros., como reflejo de la sociedad norteamericana, no iban a ser menos. En realidad, si nos sorprende que la tropa de Bugs Bunny, Goofy o Betty Boop no fueran más políticamente correctos hace sesenta o setenta años, no es solo por la mentalidad de sus épocas, sino también porque el público a quien iban dirigidos los cortos era adulto. De modo que podemos observar que algunos de los cortos de la factoría muestran a ciertas razas de una forma que hoy en día se censura. Ya hemos hablado anteriormente del caso de los Once Censurados, pero existen otros casos de personajes que, si bien son criticados, no pasan de ser meros estereotipos. Estereotipos que se salvan de la quema por ser personajes entrañables. Uno de ellos es la mofeta francesa Pepé le Pew, representada como un depredador amoroso que no entiende la palabra “no” y que huele que apesta. El otro, Speedy Gonzales, el ratón más rápido de México.

Sigue leyendo

Gritos en el pasillo: una película llena de maní-acos

En 2007 saltó a los medios la noticia de que se estrenaba la primera película del mundo cuyos protagonistas eran frutos secos. Dicha película se llama Gritos en el pasillo y resulta ser una producción española.

Sigue leyendo

Coal Black and de sebben dwarfs, la perla negra de Warner Bros.

Existe un pequeño grupo de cortos de la factoría Warner Bros. que se llama The Censored Eleven (“Los Once Censurados”), que se encuentran en esa situación por su contenido racista. De todos ellos, uno de los que más se ha reivindicado su valor artístico a pesar de los prejuicios que muestra es Coal Black and de sebben dwarfs, dirigido por Bob Clampett en 1943.

Sigue leyendo