Carpeta hecha a mano

_DSC0021.JPG

 

De la saga “Cosas que hicimos en clase”, una carpeta de scrapbook. Robé a Frodo Bolsón su capa para forrarla.

Anuncios

El tarro motivador

Hojeando un número de Women’s Health, vi que recomendaban como truco para favorecer la motivación hacer una hucha. Por cada objetivo cumplido, se introduciría en dicha hucha cincuenta céntimos, un euro o una cantidad de acuerdo con la dificultad de lo conseguido, y el dinero se invertiría en caprichos.

Aproveché esta idea para reutilizar estos tarros de mermelada que guardo compulsivamente, pintando su tapa y añadiendo una pegatina de las que tengo para manualidades. Y, en fin, ya os diré si funciona el consejo.

_DSC0014.JPG

Recuerdos del verano

_DSC0012

 

Aunque está pensado para las vacaciones en la playa, realmente se puede aplicar a cualquier lugar y para otro tipo de recuerdos dulces como, por ejemplo, la patria, cuando uno se va a vivir lejos.

Solo hace falta una botellita de cristal que te venden en la sección de cocina de cualquier chino que tienen corcho, una etiqueta, y voilà.

 

Cuadernito de desarrollo

_DSC0054

Dentro del plan de estudios contemplado en mi contrato se encontraba aprender a encuadernar. Como entre los papeles que había para elegir había tréboles, pensé que sería perfecto para escribir ahí mis notas sobre Supergafe. 

Una pequeña idea de reciclaje

Mi madre se mete conmigo, porque todo me vale. He tenido que hacer limpieza porque en la habitación no me cabía tanto cacharro, pero aun así me duele decir que no a guardar un tarro de cristal o una lata. Son cosas que siempre se pueden aprovechar, sobre todo cuando se pueden utilizar como almacenaje de pequeñas cositas.

Este es un pequeño ejemplo de lo que se puede hacer con un par de latas de atún: un lugar donde tener a mano las grapas y los clips. Tan solo hay que decorarlas un poquito con algo de pintura.

_DSC0003.JPG

Cajita con decoración marítima

_DSC0024

Me encasquetaron una cajita pinturrajeada y con pegatinas de Hello Kitty, y me daba pena tirarla, así que le di una capita de pintura, usé una estrella de mar que me compró mi abuelo la vez que estuvimos en Calpe, restos de una mosquitera y, ¡voilà!

Hama de Marvin el Marciano

_DSC0016.JPG

Como adoro los dibujos de la Warner y me gustan casi todos sus personajes, tenía que hacer otro llaverito con cuentas de Hama. Esta vez es Marvin el Marciano.

El pobre tuvo un accidente cuando lo aparté de la plancha antes de que las cuentas se fundieran bien, pero, por fortuna, conseguí arreglarlo.