Reto de 10 temas: Cuentos de Perrault

Como siempre, este reto consiste en realizar una producción artística, sea en el medio que sea, relacionado con los siguientes cuentos de Charles Perrault.

Por supuesto, la interpretación es completamente libre.

Nota: Puede que os suenen algunos de estos cuentos de otras fuentes. En este caso, quiero presentar la versión que hizo Perrault de dicho cuento.

Sigue leyendo

Anuncios

Gafe: Trocito inspirado en “Steve Universe”

Era mejor desaparecer mientras aquello durara. Podía resultar difícil de creer hasta para gente capaz de levantar toneladas de peso, y las dos almas que habitaban ese cuerpo ya tenían bastantes preocupaciones encima como para encima aguantar a unos familiares alterados. Usando los dos móviles que tenía en los bolsillos, escribió sendos mensajes a Julia y Catalina, con la primera excusa convincente que se le ocurrió. Esperaba que fuera suficiente para aquellas madres tan preocupadas.

Sigue leyendo

Yo tengo un sueño

Sueño que un día, en las alegres estanterías de las bibliotecas y las tiendas, desaparezca la categoría de animación y se catalogue la película por su contenido, y no por su técnica.

Sueño que un día los padres no tengan que salir corriendo del cine o quitar a toda prisa el DVD cuando los personajes que parecían tan monos empiecen a decir palabrotas, a volarle la cabeza los unos a los otros o a ponerse picantones.

Sueño que un día volvamos a los tiempos en que la animación era valorada por su potencial técnico y los adultos, al ser su principal objetivo, no sentían reparos a la hora de disfrutarla.

Sueño que un día el público dejará de ver las películas de animación como un producto exclusivamente infantil.

 

Preguntas sobre la vida amorosa de tu personaje

Inspirada en muchos blogs de headcanons que circulan sobre todo en Tumblr, aquí os traigo varias preguntas para profundizar en cómo sería una relación amorosa con tu personaje:

Sigue leyendo

Tubo para espaguetis

_DSC0181

 

Las latas vacías de Pringles y sucedáneos son un excelente material para hacer las más variadas manualidades. Internet está lleno de ideas para ello.

Con un poco de papel de scrapbook, cinta aislante y cola, ya tenemos un lugar donde guardar los espaguetis en la cocina.

Las palabras (no) se las lleva el viento

Leyendo los artículos de Arturo Pérez-Reverte, autor al que admiro pese a que hay feministas que dicen que no me debería gustar, me encuentro con algunos dedicados a la exigencia de varios colectivos de que se elimine la acepción de distintas palabras por su significado ofensivo. Él sabe de lo que habla porque pertenece a la RAE, por eso recomiendo leer sus palabras al respecto (existen libros recopilatorios de sus artículos, al que me refiero se llama Cuando éramos honrados mercenarios). Es un asunto que verdaderamente trae cola, porque nos habla de la supuesta autoridad que tienen las turbas hoy en día para cambiarlo todo en este país, leyes e incluso habla (no hay más que ver lo ocurrido tras el asesinato del pequeño Gabriel y la sentencia a La Manada).

Gitano como alguien instruido en el arte de engañar mediante triquiñuelas, sexo débil para referirse a las mujeres, autistas los que están encerrados en su mundo, gallego como insulto, matrimonio solo para referirse a la unión entre un hombre y una mujer…A lo largo de los años diversos colectivos han pedido la modificación, si no la directa eliminación de distintas acepciones.

Esto no solo es condenadamente idiota, sino que además es peligroso.

Para empezar, los españoles no somos quién para decidir qué hacer con una lengua que comparten millones de personas en todo el mundo, cada una con sus propios usos. Sería algo soberbio, un poco como cuando, hace siglos, desembarcamos en sus costas y les obligamos a hablar nuestra lengua y adoptar nuestras costumbres.

El segundo, que estos significados son el resultado de siglos y siglos de uso, es parte de nuestra historia. Esto me recuerda a la noticia reciente de que en Austria se ha decidido no demoler la casa de Adolf Hitler, ya que eso significaría negar su existencia y todo lo que hizo. Pero no voy a hablar de la llamada Memoria Histórica. Aunque por ahí van los tiros. Las palabras también forman parte de algún modo de nuestra historia. Nos enseñan cómo han pensado nuestros ancestros, nos ayudan a ver cómo hemos cambiado. Eliminarlas sería eliminar una parte de nosotros, fingir que nunca se ha pensado de una cierta manera.

Y por último, que se retire una palabra del diccionario o introducir otra no tiene por qué traer ningún cambio real. No por eliminar las acepciones más xenófobas respecto a los judíos va a desaparecer el antisemitismo. No por dejar de considerar a las mujeres el sexo débil todo el mundo nos va a respetar. La lengua no cambia la realidad…Todo lo contrario: es la realidad la que transforma la forma de hablar. De tal forma que tantos manuales que supuestamente ayudan a corregir la desigualdad mediante un lenguaje “correcto” no servirían más que para talar árboles y ayudar a los copistas a llegar a fin de mes.

Como bien apunta Reverte en sus artículos, la RAE es una institución independiente, a la que no presiona ni la calle ni siquiera los gobiernos (recuerda en sus artículos que ni siquiera el franquismo pudo sacar de sus sillas a catedráticos opositores). Su labor es simplemente la de investigar y difundir la lengua que han ido formando los hispanohablantes a través de los siglos. Aunque a muchos no les entra en la cabeza, no prescriben nada de nada. Pueden señalar cuáles son las formas correctas, introducir palabras cuando el uso ya es generalizado, pero no tienen autoridad para cambiar la lengua. Eso es cosa de los hablantes. Es en sus manos en quien está que esos significados queden relegados al fin de la entrada, con la señalización “en desuso”.

Aprovecho para recordaros que tenéis en la página oficial de la RAE su diccionario en línea, que además incluye un apartado en el que se pueden hacer consultas. Es un recurso buenísimo que no me canso de recomendar.

Regalo de comunión ecológico

Es temporada de comuniones y le toca a los padres escoger un regalo para los asistentes que, aparte de ser económico, no vaya a acabar cogiendo polvo en un cajón.

Una jefa de mi madre ha llamado mi atención sobre un regalo amistoso con el medio ambiente: una copita que contiene la semilla de una flor para plantar en recuerdo de la comunión del niño.

_DSC0029.JPG

Esta clase de recuerdo ya lo había visto antes para un evento bastante menos alegre. Hace años, cuando se murió un pariente lejano, nos dieron en la funeraria un arbolito para plantar en su recuerdo, en lugar del típico recordatorio en papel.

Originales formas de recordar, que además ayudan al planeta.