Y las naciones se hicieron carne: Hetalia

Existen animes con los conceptos más locos, de eso no cabe duda. Entre ellos hay algunos didácticos, como Hataraku Saibō (Cells at work!), que narra las aventuras de un glóbulo blanco y un glóbulo rojo dentro del cuerpo humano. No es ni la primera ni la última serie japonesa que se vale del antropomorfismo para contar una historia. Es el caso de la serie Hetalia, del autor japonés Hidekaz Himaruya, que nos enseña sobre la historia y la cultura de los distintos países del mundo.

Leer más »

Los bolígrafos y los libros son armas: Burka Avenger

Antes de Greta Thunberg el mundo tenía la mirada puesta en Malala. Ella no clamaba por el clima, sino por la educación de las niñas en su Pakistán natal, un derecho amenazado por los talibanes. En su caso, la atención internacional le valió tres tiros de camino a la escuela que la dejaron en estado crítico, pero consiguió recuperarse en un hospital de Reino Unido y se le concedió en 2014 el Premio Nobel de la Paz.

En ese mismo país, durante ese periodo, y con la misma intención nació una serie de televisión bastante diferente a las demás: Burka Avenger.

Leer más »

Los mercenarios más locos: Team Fortress 2

Hoy en día la industria de los videojuegos mueve más dinero que el cine y la música juntos en todo el mundo. Por tanto, no estamos hablando de un entretenimiento reservado a minorías, a “frikis”, como era la imagen del aficionado a los videojuegos de antaño. Cada año salen al mercado miles y miles y miles de nuevos títulos para distintas plataformas, y, como suele ocurrir en la industria en general, no es fácil mantenerse en el foco de atención.

Existe un videojuego de disparos en primera persona en línea que este año ha cumplido veintiún años de andadura. Las claves de este éxito mantenido a lo largo del tiempo, según los críticos y los jugadores, viene tanto de su juego casual como de sus personajes. Se trata de Team Fortress 2.

Leer más »

Los Simpson y South Park: una historia de amistad en el callejón de atrás de América

Como hemos venido comentando en anteriores entradas de este blog, la animación no es necesariamente un producto infantil; de hecho, los niños no se convirtieron en los principales objetivos de la producción hasta la aparición de la televisión. Aún hoy en día se sigue utilizando la animación como un vehículo para contar historias maduras, con series animadas dirigidas al público adulto como Hamburguesas Bob, El rey de la colina o BoJack Horseman; e incluso aquellas cuyo público es en principio juvenil contiene elementos y observaciones maduras, como Gravity Falls, Hora de aventuras o Avatar. 

Dos de los programas de animación que han aprovechado mejor este filón para criticar la sociedad, en especial la estadounidense, son Los Simpson South Park. Y ambos tienen más en común de lo que se puede pensar.

Leer más »

Los chicos de Dover, ¡cómo los odio!

Chuck Jones es uno de los directores más representativos y reconocibles de la historia de la animación de la compañía Warner y de la norteamericana en general. Ganador de dos Óscars, uno honorífico por su trayectoria, a él corresponden tres de los cinco cortos de la compañía que consiguieron el máximo honor que puede lograr una producción audiovisual en Estados Unidos: entrar en el Registro Nacional del Cine de la Biblioteca del Congreso para su conservación histórica. Por no hablar de que la mayor parte de los cortos de la factoría que resultaron premiados en la categoría de Mejor Corto Animado fueron dirigidos por él. Ha hecho reír al mundo desde que consiguió el puesto de director en Warner. Sin embargo, hasta 1942 Jones no encontró ninguno de sus cortos realmente gracioso. El primero con el que estuvo totalmente satisfecho era The Dover Boys at Pimento University, y eso que casi le costó el despido.

Leer más »