TeCuento: cuentacuentos para sordos

Los cuentacuentos son una de las formas más comunes y eficaces de acercar la literatura a los más pequeños. Los hay adaptados a cada edad, destreza lingüística e incluso capacidad mental. En efecto, también hay cuentacuentos especiales para los discapacitados, y las personas sordas no son una excepción.

La Confederación Nacional de Personas Sordas, en colaboración con la ONCE y el Ministerio de Cultura, Educación y Deporte, ha desarrollado una aplicación llamada TeCuento que ofrece a los jóvenes libros traducidos al lenguaje de signos en formato de vídeo. Además de eso, también ofrece la posibilidad de que sus usuarios creen y compartan sus propios relatos, ya sea en castellano o en lenguaje de signos.

Esta iniciativa ganó en 2011 el Premio Nacional de Fomento de la Lectura, y a día de hoy sigue incorporando nuevos títulos a su catálogo, principalmente obras clásicas de la literatura castellana, y promocionando su aplicación en centros educativos y bibliotecas para que las personas afectadas con esta discapacidad puedan acceder a la cultura en igualdad de condiciones.

Por el momento solo está disponible para Android.

Historias de la nación: La biblioteca del Panteón de París

DSC_0404

Aquellos que visiten el Panteón de París (parada casi obligatoria si se visita la ciudad), no solo se encontrarán con las tumbas de grandes personajes como Rousseau, Voltaire, Alexandre Dumas padre, Victor Hugo, Louis Braille, el matrimonio Curie o Émile Zola: uno de los espacios está habilitado con estanterías llenas de bibliografías y las obras representativas de dichos personajes para leer en el mismo Panteón (por supuesto, en el idioma francés, quizás en inglés).

Una forma de acercar la vida y obra de los personajes representativos de un país a los visitantes.

 

Cita a ciegas con un libro

Hace algún tiempo ya, en algunas bibliotecas de Estados Unidos, surgió una iniciativa enfocada a atraer la atención del público hacia ciertas obras que, por su desventaja en la competición feroz del mercado, con sus autores de renombre, sus costosas campañas de publicidad y sus portadas apetitosas, no terminan de llegar al público. Se trata de envolver le libro con papel marrón, ocultándolo por completo, y dejando solo unas pocas pistas que permitan conocer lo esencial del argumento.

La idea ha calado en el mundo entero y no solo en las bibliotecas: librerías como Eixo en Ourense también utilizan este método con parte de su mercancía (no se preocupen: pueden cambiar el libro si resulta que ya lo tienen). Incluso existe una página web especializada en vender libros a la aventura: https://blinddatewithabook.com

Una manera divertida e inteligente de promocionar autores y títulos desconocidos o infravalorados para el público general.

Mala educación, chantaje, mujeres fatales, crimen negro, ambigüedad moral, clásico. ¿Qué libro será? Ejemplo de presentación de uno de estos libros misteriosos.

Recursos para bibliotecarios o curiosos

Para todo aquel que, como yo, esté preparando oposiciones, o que quiera saber sobre la legislación bibliotecaria, he encontrado una sección de la Biblioteca Nacional dedicada a ello. Todo lo que hay es de libre acceso y está muy completo:

http://www.bne.es/es/Inicio/Perfiles/Bibliotecarios/RecursosBibliotecarios/