Yo no pido mucho a esta noche de San Juan

Solamente que algún teatro de Madrid haga un espectáculo de orquesta en directo con los cortos musicales y operísticos de los Looney Tunes (What’s opera, Doc?, Rabbit of Seville, Baton Bunny, aquí presente…).

Pagaría lo que fuera por una entrada.

 

Esos libros de ficción

A veces existe una especie de ficción dentro de la ficción misma, lo cual se conoce como metaficción. Como soy una rata de biblioteca, me refiero especialmente a los libros a los que se hace referencia en otros libros, pero no se pueden dejar de lado los que aparecen en cómics, series o películas. Historia de Hogwarts en la saga de Harry Potter, el Necronomicon Ex-Mortis de Posesión Infernal, Tales of the Black Freighter en Watchmen, la Historia Sin Fin de La Historia Interminable, el Manual para los Recientemente Fallecidos que aparece en Bitelchús…Hay muchos ejemplosA veces editores y/o autores ven el potencial de sacarlos al mercado y los escriben y publican, como es el caso de J. K. Rowling con su ya famoso Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos o el Manual de Juego de Barney Stinton, personaje de la serie Cómo Conocí a Vuestra Madre.

¿Cuál es el libro que realmente no existe y adoraríais añadir a vuestra colección o al menos echar un vistazo (aunque las consecuencias fueran nefastas)?

En mi caso, estoy completamente enamorada del libro Mister Babadook, de la película de terror de 2014 Babadook, de Jennifer Kent. Como podéis ver en el vídeo que adjunto, se trata de un libro desplegable que aparece en la película como el que el niño se encuentra y que muestra al terrible monstruo que los persigue, con sus poco amistosas intenciones hacia ellos. Este libro fue realmente sacado a la venta de forma limitada, alrededor de 700 ejemplares, y si uno tiene la suerte de encontrarlo en Internet, cuesta un ojo de la cara. Pero el trabajo, en mi opinión, es impecable. Igualito que en la película.

Tantas botellas, tantos euros

A mucha gente se la repampinfla el reciclaje, no nos vamos a engañar. Que si no sirve para nada, que si al fin y al cabo todos los residuos acaban en el mismo sitio, o, en boca de mi propio padre,<<que reciclen ellos en la planta de reciclaje y así se crean más puestos de trabajo>>. Por eso existen algunas iniciativas que intentan que la gente recicle, sobre todo las botellas que no pensamos llenar de agua y meter a la nevera.

Esto no es nada nuevo en España. Recuerdo que no hace mucho tiempo el parque Warner Madrid llevó a cabo una promoción que consistía en que las familias que llevaran un cierto número de botellas (de vidrio, si no me equivoco) tendrían entrada gratis.

En Alemania se ha llevado a cabo un proyecto muy interesante. Consiste en que latas y botellas de plástico llevan un pequeño recargo de unos pocos céntimos a fin de que, al introducirlas en una máquina situada en el mercado al final de su vida útil, se recuperen en un vale que se puede usar en la próxima compra. De esta forma sale a cuenta reciclar correctamente.

Ahí va un vídeo que he encontrado sobre su funcionamiento:

 

Ayudando a la Tierra desde la biblioteca

El otro día, investigando para las oposiciones, me encontré un concepto que me pareció tremendamente interesante y, vaya coincidencia, a solo un día de la jornada del Día de la Tierra.

Puede que el concepto sea más conocido como “banco de semillas”, pero estamos hablando de incorporarlo a las bibliotecas.

En el mundo de hoy, en que la agricultura se está dejando cada vez más de lado y se tiende a introducir especies foráneas porque suelen ser más rentables, hay gente que aboga por guardar semillas de plantas locales y dársela a aquellos miembros de la comunidad dispuestos a cultivarlas gratis o a cambio de una pequeña cantidad. Esto por una parte permite salvar los cultivos propios y, por otra parte, anima a otros a que guarden sus semillas y las compartan con los demás (algo que puede ser un requisito imprescindible si estamos hablando de variedades un tanto raras o de una biblioteca pequeña). Un concepto para nada nuevo, pero que pocos lugares llevan a cabo. Esto lo he encontrado en ciertas bibliotecas de Estados Unidos, y sería interesante verlo en España.

Aquí va un vídeo al respecto (en inglés y sin subtítulos):

 

 

 

Listado de concursos literarios

Aunque es bastante difícil ganar, presentarse a un concurso literario puede ser un buen modo de dar salida a la creatividad o, por qué no, inspirarse.

Desde hace años conozco una página en la que se detallan los concursos literarios en español  vigentes, con un buen filtro que te permite agruparlos por país, por forma de presentación, género y mes en que termina el plazo.

Aquí la dejo: http://www.escritores.org/recursos-para-escritores/concursos-literarios

Perlitas de mi abuela

Mi abuela materna nació en un pueblecito extremeño, concretamente de la provincia de Badajoz, y ya se sabe que la gente de esa edad y de esos lares tiene un refranero muy vasto y maravilloso. De su boca han salido unas perlas que he ido recopilando con el tiempo y que quiero compartir con vosotros, porque no tienen desperdicio:

  • De lo que veas, la mitad no creas; de lo que no veas…
  • A mi potro, que lo lave otro (no está bien que se hable de uno mismo todo el rato).
  • Tú has pasado por mi puerta y no me dijiste adiós; lo que te quedas te llevas, que tú no eres más que yo (se dice cuando alguien ha sido muy poco amistoso con uno).
  • El casamiento y la mortaja del cielo baja.
  • No la hagas, no la temas y vivirás descuidado (sobre la policía).
  • Las mujeres y los chales nunca los compres a pares.
  • La verdad no tiene más que un camino.
  • ¡Qué trabajo es trabajar cuando la ganancia es poca!
  • Dichoso dinero que al bolso vuelve.
  • Mayo llegó y aró quien aró.
  • Caras vemos, pero hechos (o corazones) no sabemos.
  • Los hijos de mis hijas, hijos de mi corazón…Los de mis hijos, no sé si son o no son…
  • Quien no lo sabe hacer, no lo sabe mandar.
  • Dos lobos a una oveja pronto la dejan sin pelleja (sobre hacer una tarea entre varios, para que resulte más provechosa).
  • De día no veo y de noche me espulgo.
  • Tres contra uno le sacan la mierda del culo.  
  • De la cuchara a la boca se cae la sopa (quiere decir que no hay que dar nada por seguro).
  • ¡Cómo pasa el tiempo y sin vender una escoba!
  • Jesús y comamos. Que no vengan más, que bastantes estamos (esto se dice antes de empezar a comer).
  • Le hebra de María Moco, que hizo un camisón y le sobró para otro (se dice de algo, normalmente una prenda, un hilo o un material muy largo).
  • El que solo se ríe, de sus maldades se acuerda.
  • El que por su gusto muere, la muerte sabe a gloria.
  • El que venga atrás que plante olivos.
  • ¿Para qué luchar con la vida si nadie sale vivo?
  • Pocas pesco, pero a la que pesco, la pesco.
  • Cuerpo triste, que te metes por donde saliste.
  • Mujer refranera, mujer puñetera.
  • Jugar por necesidad, perder por obligación.
  • En casa, el culo descansa.
  • Hijos criados, duelos doblados.
  • El que por su gusto va a la guerra, si le dan un tiro, bien dado lo tiene.
  • Árbol que crece torcido nunca su tronco endereza.
  • En casa cocina hay su lumbre; en cada pueblo, su costumbre
  • Salí a la calle y no lo encontré; vine a mi casa y me remedié.
  • En este mundo, señores, nadie de cagar escapa: caga el rico, caga el pobre, caga el obispo, caga el Papa.
  • Niño enfermo, niño eterno.
  • El buey suelto bien se lava.
  • El que regala bien vende si el que recibe entiende.
  • Si quieres vivir feliz, huye de cualquier desliz.
  • Menos lo guapo y lo preñao se pega todo.
  • El viejo mal hablado hace al niño desvergonzado.
  • Ya ha florecido el almendro, ya es primavera, ya es hora que tu madre busque la nuera.
  • Si quieren saber, señores, cuántos pligues tiene el culo: en verano tiene veinte y en invierno veintiuno.
  • Lo que sea, ya sonará, y estaban haciendo un tambor.
  • Marujas juntas, ni difuntas.
  • Carrera que no da el caballo en el cuerpo la tiene.
  • La edad lo trae y la edad se lo lleva.
  • De la calle vendrá quein de tu casa te echará.
  • Por donde salta la cabra salta la chiva; si no salta, un poquito más arriba.
  • Anda diciendo tu madre que comes mucho jamón; lo que comes son tomates: cagas más pipas que Dios (sobre las apariencias).
  • Mi casa, mi mesa y mi mujer, todo mi mundo es.
  • Riña de enamorados, amores doblados.

 

Cómo crear tus propios GIFs

Siempre viene bien tener un buen surtido de GIFs y desde hace años he envidiado a la gente que podía hacerlos. Hace nada he encontrado un programa que los hace de la forma más sencilla del mundo y por eso la quiero compartir con vosotros.

Se llama GifCam, y permite crear GIFs a partir de lo que tenéis en la pantalla y permite editar lo capturado. Explico:

  1. Abrid el programa y ajustáis el marco para capturar lo que deseéis. En la esquina superior izquierda, al lado del nombre del programa, os indicará el tamaño que tiene.
  2. Pulsad el botón “Rec” para grabar y el mismo para detenerlo. En la pestañita que tiene al lado se puede ajustar el número de fotogramas por segundo que se usarán, si queréis capturar el cursor, la pantalla completa o abrir uno ya hecho.
  3. Dadle a “Save” si estáis satisfechos con el resultado. De nuevo, al lado tiene una pestaña que da opciones como la de ajustar los colores, el formato, etcétera.

 

No es que me paguen por hacerles publicidad, pero me ha costado encontrar una herramienta para crearlos fácilmente y me pareció que podía ayudar a mucha gente.