La pirámide de consumo

Que el consumismo desaforado es algo que está acabando con el planeta no es ninguna sorpresa, o no debería serlo. Entre sus consecuencias está el agotamiento de los recursos naturales, la producción incontrolable de residuos…Aunque esta entrada se encuentra en la sección “Ecología”, hay otras consecuencias aparte de las que atañen al medio ambiente, ideas peligrosas como la de que todo tiene un precio o el deseo de enriquecerse a toda costa.

¿Cómo se puede evitar caer en la espiral del consumismo? Bien es cierto que muchas veces resulta complicado mantenerse al margen, pero hace tiempo encontré una pirámide que, como la alimenticia, propone soluciones más saludables, esta vez para el planeta y para nuestros bolsillos. Como no la he encontrado, lo redacto aquí y aprovecho para traducir.

Leer más »

Un pesticida sostenible…¡y volador!

Algunos de los pesticidas más usados han sido declarados “posiblemente o probablemente cancerígenos” por la OMS. Por ello, cada vez más gente se cuestiona si es necesario su uso, o si no existe una alternativa menos peligrosa para controlar las plagas de insectos. Porque algo habrá que hacer para evitar que los mosquitos se nos coman vivos, ¿no? Porque no solo dejan picaduras muy molestas, sino que también son capaces de transmitir enfermedades.

Pues bien, en Leganés han decidido poner en práctica una idea 100% ecológica para deshacerse de los bichos en una época del año en que estos proliferan: murciélagos.

Efectivamente, estos pequeños mamíferos son insectívoros, según se dice, capaces de comerse miles de insectos en un día, de modo que son una opción muy natural para mantener a raya las plagas más comunes de las ciudades, como las procesionarias o los mosquitos. El ayuntamiento de esta localidad ha colocado en varias zonas verdes de la ciudad cajitas similares a los nidos para pájaros en los que las colonias de murciélagos pueden descansar durante el día y reproducirse.

Este proyecto cuenta con la colaboración de la Asociación Española para la Conservación y el Estudio de los Murciélagos. Aunque está aún en fase de prueba, los vecinos se han mostrado curiosos y encantados.

Si ideas como estas se muestran eficaces y prosperan, puede significar una reducción—o, con suerte, eliminación—de practicas nocivas para los humanos y para el medio ambiente. Cosas como estas muestran que no hay nada más conveniente que dejar que el equilibrio natural actúe por sí mismo, lo cual se conoce como control biológico. Ya nos han avisado de que, si terminan por desaparecer las ranas, los insectos nos comerán vivos. Ahora que los agricultores están en alerta por la cantidad de conejos que campan por los cultivos, arruinándoles las cosechas, quizás sea hora de plantearse echar una mano a sus depredadores naturales, esos a los que estamos empujando fuera de sus hábitats, si no matando directamente.

Te comerás hasta el envoltorio

Muchas personas se preguntan por qué tiene que durar mucho más el envase que el producto que conservan. Los plásticos, recordemos, tardan cientos de años en degradarse, y están llenando el planeta de residuos. Por fortuna, entre estas cabezas pensantes hay empresarios que utilizan su capital para invertir en envases que puedan degradarse con facilidad.

Uno de ellos es la empresa Loliware, de Estados Unidos, que ha diseñado los primeros vasos comestibles del mundo. Hechos a base de productos naturales, sin nada de gluten, gelatinas, conservantes, etcétera, sirven tanto para bebidas a temperatura ambiente como frías, y una vez cumplida su función de las puedes comer a bocados. Por el momento las hay con sabor a cereza, cítricos, té verde y vainilla. Se pueden encontrar a la venta en sitios como Amazon o en su página web. Tras la atención mediática y el éxito de su iniciativa, están recaudando fondos para proclamarle la guerra a otro enemigo del medio ambiente: las pajitas de plástico.

Uno de los productos de la empresa Loliware, en este caso de cereza

Otra empresa que ofrece envases biodegradables es Tomorrow Machine, de Suecia.

Envase para aceite hecho de azúcar que se rompe igual que si estuviéramos cascando un huevo, por lo que no se queda nada al fondo

Emulando a los envases biológicos, como la piel de las frutas, han diseñado envases para smoothies, aceite de oliva y arroz que se degradan a temperatura ambiente, se rompen como un huevo o se pelan, respectivamente.

Están hechas, siguiendo ese mismo orden, de gel de algas, azúcar caramelizado y cera de abeja, de modo que no hay nada de plástico que vaya a acabar en los vertederos. Esta serie se llama “This too shall pass”, que significa “Esto también pasará”, que reivindica la efimeridad que deberían tener los envases, al igual que sus contenidos. 

Estos son algunos de los casos más sonados, pero se sabe que hay muchas más empresas en el mundo que están en la búsqueda de materiales y envoltorios que, aparte de darles la visibilidad que han tenido estas empresas pioneras, nos ayuden a compatibilizar consumo y sostenibilidad.

Regalo de comunión ecológico

Es temporada de comuniones y le toca a los padres escoger un regalo para los asistentes que, aparte de ser económico, no vaya a acabar cogiendo polvo en un cajón.

Una jefa de mi madre ha llamado mi atención sobre un regalo amistoso con el medio ambiente: una copita que contiene la semilla de una flor para plantar en recuerdo de la comunión del niño.

_DSC0029.JPG

Esta clase de recuerdo ya lo había visto antes para un evento bastante menos alegre. Hace años, cuando se murió un pariente lejano, nos dieron en la funeraria un arbolito para plantar en su recuerdo, en lugar del típico recordatorio en papel.

Originales formas de recordar, que además ayudan al planeta.

Ocho razones por las que no se debería dar de comer a animales callejeros

He decidido escribir esta entrada después de encontrarme algunos bandos municipales sobre el tema y artículos relacionados, aprovechando que entran en el ámbito de la ecología, sobre el cual he escrito anteriormente. Por supuesto, no soy ninguna experta, mi palabra no va a misa; tan sólo me he decidido a recopilar las razones que llevan a los ayuntamientos y algunas protectoras a recomendar no alimentar a los animales callejeros.

Por supuesto, es algo irresistible. A uno se le encoge el corazón al ver a los pobres animalitos abandonados a su suerte, o considera un desperdicio tirar comida que bien podrían aprovechar los animales que se encuentra uno por la calle. Pero a veces hay que escuchar a la cabeza y no al corazón. He aquí algunas razones por las que en muchas ciudades de España la multa pasa de los cien euros:

Leer más »

Trae ropa vieja y llévatela nueva

Aún algunos establecimientos siguen de rebajas y es buen momento para renovar el armario. Sin embargo, puede que esta tarea se haga pesada debido a que tenemos los armarios a rebosar de ropa que ya no nos sirve para nada, o que está rota y nunca tenemos tiempo para arreglarla.

Cada vez hay más tiendas de moda que nos permiten dejar la ropa que ya no nos valga en contenedores que luego irán destinados a obras de caridad, como hace Pull & Bear. H&M tiene una iniciativa no tan altruista, pero igualmente interesante desde el punto de vista sostenible: por cada bolsa que sus clientes lleven entregarán un vale de descuento de cinco euros a partir de compras de treinta, válido durante un año. La ropa recogida (en bolsas de tamaño igual a las grandes que ofrecen) se reciclará tejido a tejido.

Como dice el principio del orden: antes de dejar algo en tu casa, hazle un hueco. Y si puedes contribuir a la sostenibilidad con el gesto de tirar, mejor.