Mi pequeño tesoro, mi álbum de fotos

Desde que me regalaron mi primera cámara, una compacta de esas que funcionaban con pilas, he estado haciendo fotos hasta a las piedras. De todas mis aficiones, es la que creo que se me da mejor y con la que no he tenido problemas (no como la escritura; cuando las musas están involucradas, malo, malo). Cuando tenía cuenta en DeviantArt, colgaba mis fotos allí, pero cuando borré mi cuenta a finales de 2015, decidí hacer copias de todas ellas y darles otra salida. Una más privada pero que, a mi modo de ver, es más gratificante. Un álbum en físico.

cats.jpg

Después de probar varias opciones, me decanté por los álbumes/archivadores de anillas, con esas hojas en las que las fotografías van pegadas y protegidas por un plástico. La portada de esta la decoré con restos de papel de scrapbook que tenía.

Puede que los álbumes de fotos ya no estén de moda por el dinero que hay que invertir en ellos y el espacio que ocupan, cuando todo es más sencillo si se mantiene en la nube o en un almacenamiento digital, pero, ¿y lo bonito que es poder tocar tus fotos?

Anuncios