Una pequeña idea de reciclaje

Mi madre se mete conmigo, porque todo me vale. He tenido que hacer limpieza porque en la habitación no me cabía tanto cacharro, pero aun así me duele decir que no a guardar un tarro de cristal o una lata. Son cosas que siempre se pueden aprovechar, sobre todo cuando se pueden utilizar como almacenaje de pequeñas cositas.

Este es un pequeño ejemplo de lo que se puede hacer con un par de latas de atún: un lugar donde tener a mano las grapas y los clips. Tan solo hay que decorarlas un poquito con algo de pintura.

_DSC0003.JPG

Anuncios

Tantas botellas, tantos euros

A mucha gente se la repampinfla el reciclaje, no nos vamos a engañar. Que si no sirve para nada, que si al fin y al cabo todos los residuos acaban en el mismo sitio, o, en boca de mi propio padre,<<que reciclen ellos en la planta de reciclaje y así se crean más puestos de trabajo>>. Por eso existen algunas iniciativas que intentan que la gente recicle, sobre todo las botellas que no pensamos llenar de agua y meter a la nevera.

Esto no es nada nuevo en España. Recuerdo que no hace mucho tiempo el parque Warner Madrid llevó a cabo una promoción que consistía en que las familias que llevaran un cierto número de botellas (de vidrio, si no me equivoco) tendrían entrada gratis.

En Alemania se ha llevado a cabo un proyecto muy interesante. Consiste en que latas y botellas de plástico llevan un pequeño recargo de unos pocos céntimos a fin de que, al introducirlas en una máquina situada en el mercado al final de su vida útil, se recuperen en un vale que se puede usar en la próxima compra. De esta forma sale a cuenta reciclar correctamente.

Ahí va un vídeo que he encontrado sobre su funcionamiento: