Esos libros de ficción

A veces existe una especie de ficción dentro de la ficción misma, lo cual se conoce como metaficción. Como soy una rata de biblioteca, me refiero especialmente a los libros a los que se hace referencia en otros libros, pero no se pueden dejar de lado los que aparecen en cómics, series o películas. Historia de Hogwarts en la saga de Harry Potter, el Necronomicon Ex-Mortis de Posesión Infernal, Tales of the Black Freighter en Watchmen, la Historia Sin Fin de La Historia Interminable, el Manual para los Recientemente Fallecidos que aparece en Bitelchús…Hay muchos ejemplosA veces editores y/o autores ven el potencial de sacarlos al mercado y los escriben y publican, como es el caso de J. K. Rowling con su ya famoso Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos o el Manual de Juego de Barney Stinton, personaje de la serie Cómo Conocí a Vuestra Madre.

¿Cuál es el libro que realmente no existe y adoraríais añadir a vuestra colección o al menos echar un vistazo (aunque las consecuencias fueran nefastas)?

En mi caso, estoy completamente enamorada del libro Mister Babadook, de la película de terror de 2014 Babadook, de Jennifer Kent. Como podéis ver en el vídeo que adjunto, se trata de un libro desplegable que aparece en la película como el que el niño se encuentra y que muestra al terrible monstruo que los persigue, con sus poco amistosas intenciones hacia ellos. Este libro fue realmente sacado a la venta de forma limitada, alrededor de 700 ejemplares, y si uno tiene la suerte de encontrarlo en Internet, cuesta un ojo de la cara. Pero el trabajo, en mi opinión, es impecable. Igualito que en la película.

Anuncios

Convenziéndonos

APUNTE IMPORTANTE: He recibido un correo en el que se me advierte de que la página que os he proporcionado no puede ser visualizada fuera de España. No obstante, la persona que me lo advirtió me ha pasado un enlace a un artículo en el que dice cómo solucionarlo. Mil gracias a D.H por la información.


 

 

Sí, con “z”, por el escritor Stephan Zweig. El grupo Mediaset ha apostado por un programa presentado por Mercedes Milá, en el que profesionales profesionales de los libros, lectores y algún famoso o autor recomienda dos libros: uno para leer y otro para evitar. Por fortuna, si no se tiene tiempo de verlo los domingos en BeMAD, se pueden encontrar los capítulos completos y muy rápidamente actualizados en Internet.  Merece la pena echarle un vistazo en mi opinión, aunque solo sea por empaparse de títulos que añadir a la lista particular de lecturas pendientes.

Se pueden mandar vídeos al programa con las recomendaciones de los espectadores. A mí me gustaría hacerlo aquí. ¿Qué tal si dejáis en los comentarios vuestras zetas verde y roja?

 

  • Mi “Z” verde es:

Los renglones torcidos de Dios (Torcuato Luca de Tena)

Sinopsis: Alice es una detective privada que recibe un caso que la lleva a un centro psiquiátrico, ya que parece ser que el asesino del padre de su contratante es uno de los pacientes. De modo que, para recabar información, ingresa, haciéndose pasar por una enferma.

No creí que me fuera a interesar tanto este libro cuando cayó en mis manos, pero me atrapó a las pocas páginas. Está escrito de forma que ni dulcifica ni demoniza los hospitales psiquiátricos del siglo pasado, como muchas obras, sino desde un realismo crudo y muchas descripciones detalladas, sobre todo cuando ofrece un diagnóstico de los internos. Al fin y al cabo, el propio autor se sirvió de su experiencia como paciente en uno de estos centros. Aparte del rigor, creo que otra cosa que me gustó fue la ternura que, a pesar de todo, desprenden muchos pasajes.

 

  • Mi “Z” roja es:

Mary Poppins (P.L.Travers)

Sinopsis: Los hijos del matrimonio Banks precisan una niñera, y la seleccionada para cuidarlos resulta ser Mary Poppins, que llega caída del cielo en un paraguas. Y es que esta señorita no es una niñera corriente.

Lo común es que el libro sea mejor que la película, pero en este caso, al menos para mí, ha resultado ser todo lo contrario. Aunque Disney combinó los diferentes libros de la saga, introdujo y cambió diferentes elementos, creo que creó una historia más interesante y memorable que la que se cuenta en el libro. Las ilustraciones eran muy bonitas, pero lo que se dice los pasajes, no se me ha quedado ninguno en la memoria, y, en cambio, cuando pienso en Mary Poppins, pienso en la magia que desprende la película (y siento decirlo porque la autora la odió hasta el borde de llegar a llorar de rabia). Las adaptaciones suelen ser muy superficiales, pero a mí me decepcionó comprobar que esta vez es el original.

¡Que circulen!

Las dos formas más recurrentes para conseguir lectura sin tener que dejarse un pastizal es recurriendo a la biblioteca o a través de descargas de libros electrónicos Internet. Pero la gente se suele olvidar de otra fuente: el trueque.

Es una práctica que, a mi modo de ver, está infravalorada. Demonios, matas dos pájaros de un tiro: te deshaces de los libros que no quieres conservar y te llevas a cambio otro que no has leído aún o que estaba en tu lista. Lo conocí gracias a una asociación cultural, que organiza algunas veces trueques en un parque de mi municipio y en su sede tiene estanterías llenas de libros para este fin. De no haber sido por ellos, jamás habría visto algo parecido.

Sería interesante encontrar algo de eso en las bibliotecas: no hablo del llamado bookcrossing (dejar un libro en un cierto lugar para que otros lo encuentren y lo suelten también una vez los hayan leído), sino de un espacio de intercambio de ejemplares, donde los usuarios dejen los libros que ya no quieran de su casa y cojan a cambio los que quieran, supervisado y alimentado por la biblioteca con sus ejemplares de expurgo. Tengo la tentación de hacer el experimento una vez haya conseguido el puesto de bibliotecaria. ¿Qué creéis vosotros: tendría éxito o los caraduras, que se llevarían libros sin dejar a cambio, lo estropearían?

Libros en inglés en Project Gutenberg

En la universidad me enseñaron dos recursos en línea muy útiles. Uno es Google Scholar, que filtra los resultados para que solo salgan fuentes académicas, y el otro es Project Gutenberg.

Si os gusta leer en inglés o tenéis que buscar un libro en ese idioma para algún trabajo, esta página ofrece obras en dominio público totalmente gratis y en cantidad de formatos. También tiene algunos en otros idiomas: alemán, italiano, francés y portugués (puede que llegue el día en que incluyan el español, pero de momento parece que no). Están ordenados por categorías, aunque lo más rápido es el buscador, claro.

http://www.gutenberg.org

Hale, no hay excusas para leer los clásicos.