Librándonos de la propaganda electoral

Los próximos meses vienen moviditos: elecciones municipales, regionales, generales y europeas. Y a mí va y me toca ser presidenta de la mesa electoral. En fin, los hay que tienen claro a qué partido va a destinar su voto y otros que no, y siempre están los que cambian de opinión. Para todos estos van destinadas las papeletas ya preparadas que los partidos políticos nos envían a nuestros buzones. Sin embargo, no siempre son bien recibidos. Yo los suelo usar para escribir por la otra cara y para añadir nombres y apellidos de las listas a mi colección.

Sin embargo, no es algo que tengamos que aguantar sí o sí: existe la opción de darnos de baja.

Sigue leyendo

Anuncios