Walt Disney vs. P. L. Travers

Todo el mundo sabe que Disney tiene un filtro especial por el que las obras que adaptan se convierten en productos muy diferentes al original. Aunque El jorobado de Notre Dame se considera una de las cintas más plagadas de elementos macabros, ni por asomo se acerca a lo que nos muestra el libro de Victor Hugo; las relaciones de consanguinidad y las tramas que conforman la leyenda de Hércules según los mitos griegos van más en línea con una novela de George R. R. Martin que con la fábrica de los sueños, y no hablemos de todos esos personajes que originariamente no eran tan buenos y viceversa, o que encontraban un triste final en sus fuentes. Muchos de los autores de los originales no vivieron para ver la adaptación que Disney hizo de su obra y los que sí parecían estar de acuerdo con el tratamiento (todo sea por la pasta). Pero hubo una autora que se lo hizo pasar muy mal al tío Walt, y esa fue la autora de Mary Poppins.

Sigue leyendo

Anuncios

Speedy, el estereotipo que enamoró a México

Aunque a muchos hoy en día les pese, hubo un tiempo en que le comedia dedicaba buena parte de sus chistes a los estereotipos raciales. Los dibujos animados de la Warner Bros., como reflejo de la sociedad norteamericana, no iban a ser menos. En realidad, si nos sorprende que la tropa de Bugs Bunny, Goofy o Betty Boop no fueran más políticamente correctos hace sesenta o setenta años, no es solo por la mentalidad de sus épocas, sino también porque el público a quien iban dirigidos los cortos era adulto. De modo que podemos observar que algunos de los cortos de la factoría muestran a ciertas razas de una forma que hoy en día se censura. Ya hemos hablado anteriormente del caso de los Once Censurados, pero existen otros casos de personajes que, si bien son criticados, no pasan de ser meros estereotipos. Estereotipos que se salvan de la quema por ser personajes entrañables. Uno de ellos es la mofeta francesa Pepé le Pew, representada como un depredador amoroso que no entiende la palabra “no” y que huele que apesta. El otro, Speedy Gonzales, el ratón más rápido de México.

Sigue leyendo

La Torre del Terror: la sombra de Rod Serling es alargada

Los españoles de cierta edad recordarán un programa repleto de historias escalofriantes: Historias para no dormir. En Estados Unidos, existía una serie de televisión poco anterior con la misma temática que ha tenido tanta repercusión que Disney le dedicó una atracción; se trata de The Twilight Zone, en español traducido como En los límites de la realidad Dimensión desconocida.

Sigue leyendo

Gritos en el pasillo: una película llena de maní-acos

En 2007 saltó a los medios la noticia de que se estrenaba la primera película del mundo cuyos protagonistas eran frutos secos. Dicha película se llama Gritos en el pasillo y resulta ser una producción española.

Sigue leyendo

¿Quién fue Shakespeare?

Roland Emmerich está especializado en películas sobre desastres, como El día de mañana, Independence Day, Godzilla o 2012, pero en 2011 presentó una propuesta que se desviaba de lo habitual en él y removió una vieja controversia de la literatura: la identidad de Shakespeare. Anonymous, esa película, se basaba en la suposición de que Edward de Vere, conde de Oxford, era el hombre responsable de Hamlet. Emmerich fue alabado por su ejecución, pero machacado en cuanto al tema, porque a día de hoy la teoría de que de Vere era Shakespeare la defienden muy, muy pocos críticos.

Sigue leyendo

El rapto de las musas (reseña)

Es la primera vez que participo en un sorteo en WordPress y he tenido la suerte de ganar un libro de A. FuentegrísEl rapto de las musas: técnicas para mejorar tu creatividad. En agradecimiento, y como creo que se debe promocionar a los autores, voy a dejaros mis impresiones.

Aunque no escribo profesionalmente, sí que llevo toda la vida haciéndolo por mero disfrute. Aparte de eso, sabéis que la biblioteca es mi vocación, así que elegí este libro porque pensé que sería útil para esos momentos en que uno quiere, necesita escribir y sencillamente no puede. Y sí, lo ha sido.

Sigue leyendo

Convenziéndonos

APUNTE IMPORTANTE: He recibido un correo en el que se me advierte de que la página que os he proporcionado no puede ser visualizada fuera de España. No obstante, la persona que me lo advirtió me ha pasado un enlace a un artículo en el que dice cómo solucionarlo. Mil gracias a D.H por la información.


Sí, con “z”, por el escritor Stephan Zweig. El grupo Mediaset ha apostado por un programa presentado por Mercedes Milá, en el que profesionales profesionales de los libros, lectores y algún famoso o autor recomienda dos libros: uno para leer y otro para evitar. Por fortuna, si no se tiene tiempo de verlo los domingos en BeMAD, se pueden encontrar los capítulos completos y muy rápidamente actualizados en Internet.  Merece la pena echarle un vistazo en mi opinión, aunque solo sea por empaparse de títulos que añadir a la lista particular de lecturas pendientes.

Se pueden mandar vídeos al programa con las recomendaciones de los espectadores. A mí me gustaría hacerlo aquí. ¿Qué tal si dejáis en los comentarios vuestras zetas verde y roja?

  • Mi “Z” verde es:

Los renglones torcidos de Dios (Torcuato Luca de Tena)

Sinopsis: Alice es una detective privada que recibe un caso que la lleva a un centro psiquiátrico, ya que parece ser que el asesino del padre de su contratante es uno de los pacientes. De modo que, para recabar información, ingresa, haciéndose pasar por una enferma.

No creí que me fuera a interesar tanto este libro cuando cayó en mis manos, pero me atrapó a las pocas páginas. Está escrito de forma que ni dulcifica ni demoniza los hospitales psiquiátricos del siglo pasado, como muchas obras, sino desde un realismo crudo y muchas descripciones detalladas, sobre todo cuando ofrece un diagnóstico de los internos. Al fin y al cabo, el propio autor se sirvió de su experiencia como paciente en uno de estos centros. Aparte del rigor, creo que otra cosa que me gustó fue la ternura que, a pesar de todo, desprenden muchos pasajes.

  • Mi “Z” roja es:

Mary Poppins (P.L.Travers)

Sinopsis: Los hijos del matrimonio Banks precisan una niñera, y la seleccionada para cuidarlos resulta ser Mary Poppins, que llega caída del cielo en un paraguas. Y es que esta señorita no es una niñera corriente.

Lo común es que el libro sea mejor que la película, pero en este caso, al menos para mí, ha resultado ser todo lo contrario. Aunque Disney combinó los diferentes libros de la saga, introdujo y cambió diferentes elementos, creo que creó una historia más interesante y memorable que la que se cuenta en el libro. Las ilustraciones eran muy bonitas, pero lo que se dice los pasajes, no se me ha quedado ninguno en la memoria, y, en cambio, cuando pienso en Mary Poppins, pienso en la magia que desprende la película (y siento decirlo porque la autora la odió hasta el borde de llegar a llorar de rabia). Las adaptaciones suelen ser muy superficiales, pero a mí me decepcionó comprobar que esta vez es el original.

Leyendo con los peques

No os dejéis engañar por las frecuentes publicaciones en mi cuenta de Fanfiction.net: he conseguido las prácticas para mi Certificado de Profesionalidad y durante un mes estoy currando durante toda la tarde en la biblioteca municipal de C…No pagan, claro, pero hoy en día, para alguien recién graduado, la experiencia es casi tan valiosa como el dinero y seguramente dé puntos para las oposiciones.

¿Qué he aprendido en estos días? Que bendito sea el sistema informático.

La verdad es que me paso la mayor parte del tiempo en la sala infantil, donde es imposible mantener un orden, la gente se lleva los libros y las películas con las manos llenas y se sigue considerando que toda película de animación es para niños (allí tienen la de Persépolis, sólo digo eso). No es que adore a los niños, soy de estas personas a las que les gustan por un rato y que no saben cómo interactuar con ellos, pero son muy ricos y siempre da satisfacción verlos abalanzarse sobre los libros.

Por eso, como pasan por mis manos muchos libros para niños, he pensado incluir una pequeña listita (que podría ir ampliando) de libros que he visto que recomendaría para los peques. Siento no poder poner las portadas por problemillas con el formato.

Sigue leyendo