Voy a morir sepultada uno de estos días

 

_DSC0013

La primera balda corresponde a folios que tienen un lado decente por el cual se pueden imprimir cosillas sin importancia. Los demás son pedazos de hojas, restos de cuadernos, etcétera que uso para bocetos, manuscritos y notas.

Para que veáis lo obsesiva que soy con eso de reutilizar las hojas: con esto que tengo aquí, hace años que no uso cuadernos.

 

 

Anuncios

El tarro motivador

Hojeando un número de Women’s Health, vi que recomendaban como truco para favorecer la motivación hacer una hucha. Por cada objetivo cumplido, se introduciría en dicha hucha cincuenta céntimos, un euro o una cantidad de acuerdo con la dificultad de lo conseguido, y el dinero se invertiría en caprichos.

Aproveché esta idea para reutilizar estos tarros de mermelada que guardo compulsivamente, pintando su tapa y añadiendo una pegatina de las que tengo para manualidades. Y, en fin, ya os diré si funciona el consejo.

_DSC0014.JPG

Ideas para reutilizar (en constante ampliación)

¿Para qué tirar o reciclar lo que se puede reutilizar? Aquí van algunos usos que he dado a desperdicios:

  • Con unas latas de buen tamaño, como las que se usan para el melocotón en almíbar, se pueden hacer unas macetas bien majas o simples botes para meter los bolígrafos, los utensilios de cocina…Las latas más pequeñas (de atún, paté y demás conservas) también se pueden aprovechar: los hay quien las usan como portavelas y yo, por mi parte, las uso para poner orden a las grapas y los clips.
  • Es mejor no tirar los embalajes: nunca sabes cuándo vas a necesitar protección para no dejarlo todo perdido de pintura y demás porquerías.
  • Los periódicos gratuitos y los catálogos de los grandes almacenes vienen fetén para proteger lo que vaya a estar guardado durante un tiempo. Aparte de eso, yo soy de las que piensa que es un desperdicio comprar papel de regalo, que va a terminar hecho trizas.
  • Las fiestas siempre dejan millares de botellas vacías. Aparte de como atrezzo a la hora de hacer cosplay de personajes aficionados a la bebida, una idea es hacerte un sencillo florero con ellas. También se pueden llenar de arena o introducir un mensaje y taparlas con un corcho para tener una botella con mensaje decorativa.
  • Un viejo truco de Internet del que doy fe: los cartones que se quedan cuando se acaba el papel higiénico ayudan a poner orden en todos los cables que se acumulan en el cajón. Además, los hay que los pintan y doblan para tener envoltorios para regalitos.
  • Lo que antes era una tarrina de Philadelphia,  se puede convertir en una cajita donde guardar los trastos.
  • En mi casa está prohibido tirar los tarros de cristal. En la cocina, sirven para guardar los caldos sobrantes; yo tengo uno para guardar los caramelos y otros como hucha para mis caprichos, y mi hermana rellenó un par de ellos con algodones impregnados de pintura para simular una nebulosa.