Speedy González, el estereotipo que enamoró a México

Aunque a muchos hoy en día les pese, hubo un tiempo en que le comedia dedicaba buena parte de sus chistes a los estereotipos raciales. Los dibujos animados de la Warner Bros., como reflejo de la sociedad norteamericana, no iban a ser menos. En realidad, si nos sorprende que la tropa de Bugs Bunny, Goofy o Betty Boop no fueran más políticamente correctos hace sesenta o setenta años, no es solo por la mentalidad de sus épocas, sino también porque el público a quien iban dirigidos los cortos era adulto. De modo que podemos observar que algunos de los cortos de la factoría muestran a ciertas razas de una forma que hoy en día se censura. Ya hemos hablado anteriormente del caso de los Once Censurados, pero existen otros casos de personajes que, si bien son criticados, no pasan de ser meros estereotipos. Estereotipos que se salvan de la quema por ser personajes entrañables. Uno de ellos es la mofeta francesa Pepé le Pew, representada como un depredador amoroso que no entiende la palabra “no” y que huele que apesta. El otro, Speedy Gonzales, el ratón más rápido de México.

Leer más »

Anuncios

Adiós, señor Hooper: la lección más difícil de Barrio Sésamo

Jim Henson amaba la televisión, y desde que se graduó enfocó su carrera en uno de los campos más creativos que ésta podía ofrecer: la publicidad. De hecho, dos de sus marionetas más famosas, la rana Gustavo y Rowlf el perro, fueron concebidas para promocionar el café Wilkins y la comida para perros Purina Dog Chow, respectivamente. Cuando en 1969 tuvo la oportunidad de colaborar en la creación de un programa para niños en la televisión pública estadounidense, el archiconocido Barrio Sésamo, una de las bases de su éxito fue el uso de fórmulas publicitarias para ayudar al aprendizaje: repeticiones, brevedad de las secuencias, uso de melodías asociadas a conceptos…Otra fue la interacción entre marionetas y humanos, representando el mundo de los niños y el de los adultos, un entorno diverso y seguro, con el que se podían identificar niños y familiares mayores.

Resultado de imagen de goodbye mr hooper
El actor Will Lee acompañado por dos de los muñecos más famosos del programa: Epi y Blas

Barrio Sésamo tuvo bastantes problemas. Los profesores más conservadores pensaban que este programa les podría quitar el trabajo, al enseñar a los niños cómodamente en el salón de sus hogares. E incluso su diversidad en cuanto a la representación femenina y de otras etnias no era bienvenida en un país que precisamente en ese tiempo pasaba por brutales luchas raciales y feministas en las calles. También se criticó la conducta violenta de algunas marionetas (o el miedo que inspiraba el Conde).

Una de las cuestiones más duras a la que el equipo tuvo que enfrentarse tuvo lugar en 1982, derivada precisamente del uso de personajes de carne y hueso: el actor Will Lee, que daba vida al señor Hooper, el tendero del barrio, moría a los setenta y cuatro años. ¿Cómo darles la noticia a los jóvenes espectadores?

Leer más »